{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Segura de Toro

Museo de historia con parajes sobresalientes

Compartir

Situado en la ladera de un monte que ofrece magníficas panorámicas del valle, Segura de Toro es uno de los municipios más montañosos de la región, con alturas que oscilan entre los 420 y los 1.820 metros del Pico del Camocho. Esta variedad morfológica hace que abunden los parajes naturales dignos de ver. El entorno natural cuenta con arroyos y gargantas –la más importante es la Garganta Ancha, con dos piscinas naturales–, piornos, aulagas, brezos, robledales y, sobre todo, castaños centenarios, como los del Arroyo del Temblar, que forman parte de la red de los 'Árboles singulares de Extremadura'.

No se queda atrás la riqueza de su fauna, con jabalíes, zorros, buitres, halcones y ginetas… El pueblo, de origen prerromano, muestra en su Plaza Mayor al célebre Verraco, una escultura vetona de granito fechada en el siglo VI a.C que es el símbolo de Segura de Toro junto a las ruinas del Castillo, construido por los caballeros templarios en el último tercio del siglo XIII. En la misma Plaza Mayor, el Ayuntamiento muestra la réplica del guerrero celta y un capitel romano.

Contacto