{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Tiedra

El castillo donde se dijo 'No'

Compartir

Aunque su pasado se remonta a la época vaccea y romana, se cree que Tiedra nació originalmente como asentamiento leonés que establecía los límites con el reino de Castilla. En el siglo XII se comenzó a construir la fortaleza amurallada de la que hoy quedan en pie los restos de la Torre del Homenaje, con patio interior y foso, convertidos hoy en museo.

Cuentan las crónicas que el rey Sancho II de Castilla envió al Cid Campeador al el Castillo de Tiedra en 1072, donde se habían atrincherado sus hermanos, la infanta Urraca de Zamora y Alfonso VI de León. Sancho quería anexionarse León y que la infanta entregase pacíficamente la ciudad de Zamora, que ella había heredado tras la muerte de su padre. Doña Urraca se negó, el Cid asaltó el castillo, Sancho intentó ocupar Zamora, Zamora resistió... y aquello acabó como el rosario de la aurora. El municipio de Tiedra celebra desde hace años sus fiestas medievales en agosto, con la recreación de ese asalto a su castillo por parte del Cid.

Tiedra destaca también por otros atractivos monumentales, como las iglesias de San Miguel, la mudéjar de San Pedro y el templo gótico de El Salvador. De enorme interés son también la Plaza Mayor porticada de la época medieval y el pósito o almacén de trigo del siglo XVIII. Además, el municipio esconde dos curiosidades etnográficas: el Aula Arqueológica, que explica el origen de la localidad a partir de sus yacimientos, y la Casa-Museo del Hereje, que recrea una casona solariega del siglo XVI donde vivió un sastre condenado por la Inquisición.