Desde las alturas del castro de Trelle, al sureste del municipio, hasta las riberas del Miño, donde abundan los viñedos y frontera natural con Ourense capital, Toén cuenta con curiosos ejemplos de patrimonio arquitectónico diseminados por sus casi 60 kilómetros cuadrados de extensión y sus ocho parroquias. Destaca la iglesia de Santa María de Mugares, del siglo XVI, uno de los pocos ejemplos de formas renacentistas de la provincia ourensana, con sus dos torres cuadradas y sus singulares frescos interiores del pintor de Banga, de estilo miguelangelesco. En la misma parroquia, capilla, palomar y conjunto de cabaceiros (hórreos).

En la parroquia de Moreiras, además de la Casa do Patín, se encuentra la iglesia de San Pedro, con dos torres y fachada barroca con balaustrada de piedra. En su interior, retablo con varias tallas atribuidas a Cornelis de Holanda, escultor del siglo XVI que dejó su huella a su paso por Galicia. Otras muestras de arquitectura religiosa son la iglesia de Santa María de Feá, con restos románicos, y San Mamede de Puga. En la parroquia de Puga, con inmejorables vistas sobre el valle del Miño, dos excepcionales ejemplos de arquitectura civil separados por apenas unos metros, y ambos deshabitados: el Pazo do Olivar y, ladera abajo, la Torre de Puga, antiguas propiedades del linaje de los Puga.

 

Contacto

Localización