{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Toreno

Pinturas rupestres entre robles y pinares bercianos

Compartir

Esta localidad del Bierzo se ubica a pocos kilómetros al norte del paso del Camino de Santiago, en las orillas del río Sil, el principal afluente del Miño.

La zona ha tenido asentamientos humanos desde hace miles de años, prueba de ello son las pinturas de Buracón de los Mouros, que se encuentran muy cerca de Librán, una pequeña pedanía del municipio.

En las cuevas, a las que se llega tras un bello recorrido entre robles y pinares sin señalizar y no apto par todos los públicos, se pueden observar gruesos trazos rojizos representando figuras humanas dentro de lo que se ha venido denominando arte rupestre esquemático. Las pinturas fueron realizadas entre los milenios quinto y cuarto a.C.. La cueva, en San Pedro Mallo, también tiene pinturas de la misma época.

La economía de la localidad, al igual que la de la mayoría de los pueblos del norte de la provincia, ha estado durante siglos asociada a la agricultura y la ganadería. Fue con la llegada de la minería de carbón, en el siglo XIX, cuando los flujos migratorios incrementaron la población que se acercaba a las explotaciones ubicadas alrededor de la localidad.

Contacto

Reportajes recomendados Ver todos

Ver todos

Localización