Declarada por la Unesco como Reserva de la Biosfera, Lugar de Interés Comunitario y Zona Especial de Protección para las Aves, la dehesa en la que se sumerge Toril es el mayor atractivo natural para cualquier persona que quiera sentir la belleza de esta tierra en estado puro. Sus casas, diseminadas entre las fincas, se alejan del pequeño casco urbano que dibujan la iglesia, el ayuntamiento y un número muy reducido de viviendas de nueva construcción. Su precioso templo sagrado no admite feligreses sino amantes de la biosfera, pues sus ruinas lo han reconvertido en el Centro de Interpretación ‘Pórtico de Monfragüe’. Pero, para aquellos que quieran rendir homenaje al Santo, a escasos metros de este templo, una pequeña ermita ofrece a los vecinos la oportunidad de confesar sus pecados y buscar la vida eterna.

Contacto

Localización