{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Torrequemada

Paseo barroco en un pueblo cacereño

Compartir

Dentro de la Zona de Especial Protección de Aves Llanos de Cáceres, los atractivos de Torrequemada no se circunscriben a su gran riqueza natural, aunque sus encinares y alcornocales sean hogar para una de las mayores colonias europeas de avutardas. La torre que da nombre al municipio, situada en su parte más alta, conserva hoy únicamente los muros y, en la entrada, el escudo de los Duques de Abrantes, fechado en 1704, da la única pista sobre su historia.

La Ermita del Salor, más antigua, del siglo XIV y terminada en el XVII, fue mudéjar en su origen y sufrió los embates de la Guerra de la Independencia. Sus frescos son lo más destacable. La Ermita de San Sebastián, del siglo XVIII, la Iglesia de San Esteban, templo gótico-barroco, y el Palacio de los Duques de Abrantes, de los siglos XV y XVI, son las otras joyas del patrimonio arquitectónico de Torrequemada.

Contacto