{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Villahermosa del Río

Tesoros religiosos al lado del Peñagolosa

Compartir

Las blancas fachadas de sus casas se depositan desordenadamente sobre las faldas de una muela. El pico Peñagolosa, al fondo, deja claro al visitante que se encuentra inmerso en el parque natural del mismo nombre. Además de las rutas senderistas que se pueden hacer desde Villahermosa del Río, en este municipio destacan las construcciones religiosas.

En las afueras se encuentran la ermita de San Antonio (siglo XIV), donde se han encontrado pinturas murales del siglo XV, y el ermitorio de San Bartolomé, muy valorado por vecinos y visitantes. Ya en el pueblo, hay que descubrir los tesoros que guarda la iglesia de la Natividad (siglo XVIII). Entre otros, cuatro bellos retablos de Llorenç Saragossà, conocido como el Maestro de Villahermosa, datados en el siglo XIV; un retablo de Joan Reixach, del siglo XV; la imagen tallada de San Bartolomé (siglo XIV).

Como excursiones, merece la pena visitar el puente románico-gótico sobre el río Carbó, la cima del monte Tis o los poblados de Bibioj o Mas de Luis.