{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Vimbodí i Poblet

Una imagen de leyenda

Compartir

Como un Camelot mediterráneo, asomando con aire místico entre las montañas boscosas, la imagen aérea de Vimbodí i Poblet parece sacada de un relato sobre viejas leyendas. Según nos vamos acercando, conocemos más detalles, y descubrimos que esa silueta que llamaba nuestra atención pertenece nada menos que al Monasterio de Poblet. Entonces, son sus vetustas paredes quienes se encargan de sacarnos del cuento y situarnos en la historia, donde reclaman con derecho propio un papel protagonista. Este Real Monasterio que contemplamos, cuya historia corre paralela a la de Vimbodí i Poblet, fue el primero impulsado por Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona, y el prototipo de abadía cisterciense española. Es también la tumba de muchos reyes, pues en sus años de esplendor, desde del siglo XIV, fue el Panteón Real de la Corona de Aragón.

Su imponente presencia, aislado entre las montañas de Prades, vale por un pueblo entero. Sin embargo, tantos siglos de convivencia con el monasterio han dado a Vimbodí i Poblet la oportunidad de acumular más tesoros religiosos, como la iglesia parroquial de la Transfiguración del Señor, que hunde sus raíces en el lejano siglo XII; o la ermita de la Virgen de los Torrents, copatrona de la ciudad. Y, sin perder la referencia de la abadía de Poblet, epicentro de toda la zona, aun encontramos otras dos joyas civiles a escasos kilómetros del monasterio: los castillos de Riudabella y Milmanda. Este último fue durante siglos una granja dependiente de la abadía. Otro elemento más de ese impresionante escenario medieval que dibuja el mapa de Vimbodí i Poblet.

Contacto

Localización