Xunqueira de Ambía

Xunqueira de Ambía, música en el alma

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Apenas a siete kilómetros de Allariz, Xunqueira de Ambía es un territorio de alta densidad patrimonial. Bienes culturales que nada tienen que envidiar a los de algunas capitales y una enorme carga de historia se dan cita en el corazón de este ayuntamiento que suena a música sagrada y está orgulloso de ello. Una bella colegiata, Santa María a Real, declarada monumento nacional en 1971; un Museo de Arte Sacro; varias casas señoriales; la capilla de San Pedro; puentes seculares y una vía romana reconvertida en camino medieval de peregrinos que forma parte de la Ruta de la Plata. Todo merece atención pero por encima de ello sorprende y perdura el sonido del órgano ibérico. Porque Xunqueira tiene un importante instrumento que ha sido tocado por las manos de los más prestigiosos organistas de España durante los conciertos de música antigua que se programan en agosto. Un instrumento considerado una joya entre los de su tipo en Europa, con una poderosa lengüetería que inunda de música para el alma la colegiata.

Este órgano, de 1759, churrigueresco, es el tercero que resuena dentro del magnífico templo a lo largo de la historia y confiere una gran personalidad al pueblo de Xunqueira. La colegiata de Santa María A Real se consagró en 1164 y la edificación siguió evolucionando con el tiempo, pero fundamentalmente es románica y está considerada como uno de los edificios más notables de este estilo en Orense. Junto a la basílica hay un claustro gótico y renacentista que sustituyó al primitivo claustro románico. Un par de sarcófagos guardan los restos de Aldara y Gonzalo, los fundadores del antiguo monasterio.

El interior del templo está decorado con magníficos retablos de influencia flamenca y conserva imágenes de santos de gran valor, alguna de ellas atribuida a Cornelius de Holanda. El conjunto monumental se completa con el Palacio Prioral y el arco de entrada del siglo XVI, que representa las armas de Felipe II y conserva una inscripción laudatoria. En la sala capitular sobrevive el coro plateresco de madera de nogal, que fue ricamente tallado con iconografía religiosa y mitológica en la primera mitad del siglo XVI. La fundación de este imponente conjunto religioso se explica tradicionalmente con una leyenda según la cual se apareció una virgen en el lugar, que por entonces era una xunqueira (junquera) despoblada. Se construyó una ermita para venerarla y, con el tiempo, llegaron los monjes agustinos para fundar su convento.

Tras este aluvión de patrimonio artístico, vale la pena buscar un rato de esparcimiento y descanso en el área natural del Bosque do Rei, que posee un singularísimo puente o pasal catalogado por el Gobierno gallego. En O Porteiro hay, además, aguas termales y dos pozas, la de Santa Lucía y la de O Malladoiro.

Contacto

Localización