Biblioteca pública de Castilla-La Mancha

Biblioteca pública de Castilla-La Mancha

Este centro bibliotecario es considerado el más importante de la región y uno de los más destacados del país. Ocupa la última planta del Alcázar de Toledo, una fortaleza erigida por los romanos y modificada y adaptada por visigodos y árabes. El rey Alfonso VI, tras la conquista de la ciudad, fijó en ella su residencia mientras que Fernando III y Alfonso X consolidaron su estructura defensiva. La construcción medieval fue convertida por Carlos I y Felipe II en el gran palacio que hoy conocemos, para lo cual contaron con los trabajos de los arquitectos más famosos del momento como Alonso de Covarrubias, Juan de Herrera o Diego de Alcántara.

El edificio fue destruido por un incendio durante la Guerra de Sucesión y, en 1771, Carlos III lo cede a la Iglesia donde establece la Casa de Caridad. Sin embargo, el edificio es incendiado por las tropas de Napoleón en 1810. Tras ser reconstruido en 1882, en él se instala la Academia Militar General pero, otro incendio vuelve a destruirlo siete años más tarde. De nuevo será arreglado y se destinará al mismo fin hasta el asedio sufrido durante la Guerra Civil.

Tras la contienda, albergó el Museo del Asedio y el Gobierno Militar pero, en 1998, la biblioteca se instaló en el edificio, adquiriendo una nueva condición de lugar para el encuentro, la cultura, la comunicación y el ocio. Consta de una importante colección de volúmenes antiguos indicados para investigadores, además de libros de consulta y ediciones modernas. En sus instalaciones hay sala de lectura y consulta, servicio de préstamo, acceso a internet, salas de exposiciones, etc.

Contacto

Cuesta de Carlos V, s/n. Toledo.
+34925256680

Más monumentos en Toledo