Casa-Fuerte de los Altamirano

Tras la reconquista definitiva de Trujillo en 1232 fueron levantadas adosadas a la muralla una serie de residencias fortificadas que pertenecieron a la nobleza que protagonizó aquella hazaña.

Los principales linajes de la entonces villa de Truxillo: Altamirano, Añasco y Bejarano, los Chaves, Pizarro, Torres, Escobar o Vargas fueron honrados por disposición real con este derecho, que, sumado a otros privilegios como la ostentación de los cargos del concejo, procuró a estas familias un poder y un control absoluto sobre las amplias tierras que comprendían el Alfoz trujillano.

La nobleza extremeña, condenada en 1480 a recortar los tercios superiores de las torres de sus residencias fortificadas, habitó durante siglos en construcciones como ésta: edificios situados en zonas escarpadas, fácilmente defendibles, y herméticos e incómodos.

Contacto

Calle Altamirano - Trujillo

Más monumentos en Trujillo

Planes Cercanos