Monasterio de Santa María de Ozón

Los primeros documentos donde se cita la existencia del monasterio de Santa María de Ozón datan del siglo XIV. Los vestigios que se conservan del antiguo edificio son pocos: entre el muro sur de la actual iglesia y el muro que hace de cerca a la huerta de la casa rectoral hay un pasadizo que termina en un hermoso arco ojival donde estaba la entrada de la primitiva construcción; también en este mismo muro sur de la iglesia estaba la puerta de comunicación del cenobio con el templo. La parte más cercana, donde hoy está la casa rectoral, aún conserva el antiguo lagar donde hacían el vino los monjes del monasterio. En la fachada de este mismo edificio hay incrustadas en la pared, unas gárgolas procedentes del antiguo claustro.

Contacto

Más monumentos en Muxía