{{title}}
{{buttonText}}

Playa de Lapamán

Bueu, Pontevedra

Compartir

Parece que tiene nombre de superheróe y eso es justo lo que es. La playa de Lapamán tiene el superpoder de regalar el mejor atardecer de las Rías Baixas. Más de medio kilómetro de harina simulando arena normal conforma su traje, entre azules semitransparentes y blanco inmaculado. Su espalda la compone una arboleda, y unas pequeñas casas que salpican el paisaje natural, a veces abarrotado de gente y de castillos de arena. Esta playa también vuela a lomos de los parapentes que año tras año decoran su cielo de miles de colores diferentes. Casi tan salvaje como las del Caribe, representa un oasis entre Bueu y Marín donde, además, es posible beber de las mieles de Baco mientras la contemplamos desde el chiringuito, cerveza en mano.

Está dentro de las playas de Cela en Bueu, es quizá la mejor pero no conviene menospreciar el poder de la playa de Portomaior, Muiño Vello, Covelo, Pedreira y Agrelo. Esta última con dunas que le imprimen un carácter propio.