Es una playa de gran afluencia en verano, sobre todo de familias con mascotas que quieren disfrutar de un buen día de diversión, aunque el año pasado hubo detractores que envenenaron a varios perros, por lo que se aconseja tener bien vigilada a la mascota en todo momento. Es una playa pedregosa, pero cuenta detrás con un estupendo pinar donde descansar a la sombra.

Localización