Juan Duyos diseña la luces de Navidad de la calle Goya (Madrid)

Luces de ilusión y moda

luces duyos
Así es el diseño de Duyos para la calle Goya.

Las luces de Navidad aportan una chispa de fantasía a nuestras vidas durante unas semanas. Madrid ya tiene preparada la decoración de muchas de sus plazas, calles y edificios, y para estas fiestas ha contado con el talento de varios diseñadores para aportar el toque moderno y sofisticado. Juan Duyos, por ejemplo, va a llenar de joyas la calle Goya ¿A quién no le apetece hacerse un selfie?

Como es tradición, la Navidad ilumina las grandes ciudades de medio mundo. Y Madrid es una de ellas. Desde finales de noviembre hasta principios de enero, muchas personas se acercan a la capital para hacer sus compras y, cómo no, hacerse fotos para compartir en sus redes sociales. Sorprender, ilusionar y contagiar de alegría, energía y magia son algunas de las principales funciones de la iluminación especial durante estos días.

Photocall Gala Soles Guía Repsol 2020. Juan Duyos
Juan Duyos durante la presentación de la Gala de los Soles Guía Repsol 2020. Foto: Manu de Alba.

Además de los motivos tradicionales, como belenes y los abetos, hay otros adornos más vanguardistas y modernos. "El Ayuntamiento de Madrid se puso en contacto con nosotros para decorar tres espacios urbanos. A Modesto Lomba le propusieron hacer un árbol en la Puerta del Sol; a Andrés Sardá la decoración de una Menina que se va a colocar en el Paseo de Recoletos y a mí, me ha tocado decorar la calle Goya", cuenta el diseñador Juan Duyos, que se sintió encantado con el encargo. "Es un trabajo muy emocional porque he pasado en la calle Goya buena parte de mi vida y me ha hecho mucha ilusión iluminarla".

Basándose en las líneas de la joyería clásica y en el poder de las piedras preciosas, Duyos y su equipo han elaborado un collage desestructurado de formas y colores a través de la luz. "Nos hemos inspirado en la alta joyería de los años 50 y 60, que en aquella época era muy colorista... el verde de las esmeraldas, el azul del zafiro, el rojo de los rubíes... El color es fundamental, como también los motivos porque en aquellas décadas la joyería usaba muchas figuras florales y animales".

Dos de las iluminaciones que el diseñador realizó para las navidades de 2007. Foto: Duyos.
Dos de las iluminaciones que el diseñador realizó para las navidades de 2007. Foto: Duyos.

Dosis de espíritu navideño 

En el diseño, Duyos ha incluido la onomatopeya Wow. "Me gustaba mucho hacer este guiño al mundo del cómic y me pareció también algo moderno. Además wow es un palíndromo, o sea, una palabra que se puede leer igual de derecha a izquierda y al revés, por lo que aparece siempre igual tanto si caminando arriba o abajo de la calle. Pero lo que más nos emocionaba es que cuando se enciendan cada día las luces durante las fiestas la gente seguro que dice ¡Wow!".

En principio, su proyecto era mucho más ambicioso –la imaginación es lo que tiene–, pero se han tenido que restringir a las numerosas limitaciones técnicas. "Parece que no, pero en este tipo de proyectos debes de tener en cuenta no solo medidas de de seguridad, sino también ajustar los diseños a un peso específico o a unas dimensiones establecidas... y encima, las farolas (que hacen de soporte en estos casos) de la calle Goya son más delicadas que las de otras calles, por lo que no podían soportar mucha carga, algo que hemos tenido que tener muy en cuenta".

Detalle del boceto de la iluminación navideña de 2007. Foto: Duyos.
Detalle del boceto de la iluminación navideña de 2007. Foto: Duyos.

Y Juan sabe de estas cosas porque es veterano en esto de decorar las calles de la ciudad durante la Navidad. "Hace un porrón de años, como en el 2007 o así, decoré Velázquez y aquello me hizo mucha ilusión porque era la calle donde había vivido mi abuela. Otro año pusimos un árbol en la plaza de Cuzco con un Pac-Man que se comía las bolas de Navidad. El comecocos gustó mucho, fue muy divertido y es más, muchos fanáticos de los videojuegos se reunieron allí para comer las uvas y hacerse fotos".

Ya sea más tradicional, más pop o más moda, la iluminación navideña es todo un acontecimiento y este año más que nunca se necesitan unas buenas dosis de espíritu navideño. "Ha sido una experiencia muy bonita y muy emotiva", concluye el diseñador. Ya solo hace falta disfrutar de sus luces que, como cada año, se encienden a las 18.00h.