La arquitectura más sorprendente según los arquitectos

¿A dónde viaja un joven arquitecto?

La Plaza de España madrileña es interesante por muchos motivos; el 'VP Plaza España Design' es uno de ellos. Foto: Facebook 'VP Plaza España Design'.
La Plaza de España madrileña es interesante por muchos motivos; el 'VP Plaza España Design' es uno de ellos. Foto: Facebook 'VP Plaza España Design'.

Hablamos con algunos arquitectos españoles para descubrir las obras, construcciones y destinos nacionales que se escapan a nuestro ojo, pero no al de ellos. Enterramos viejos clichés del sector para descubrir nuevos y antiguos edificios que huyen de las guías de viajes, tendencias de diseño y algunos proyectos que mezclan la arquitectura con el turismo para acercarla a la gente. Y, en definitiva, resolver una incógnita: ¿a dónde viaja un arquitecto?

Si nos dicen que Gaudí era un genio y Calatrava polémico, que Córdoba tiene una mezquita y Bilbao, el Museo Guggenheim, todavía podemos seguirles la pista. Pero si nos hablan de arquitectura racionalista o sostenible, de Mies Van der Rohe y Shigeru Ban, quizás no tanto.

Emblema de la arquitectura bilbaína. Foto: Alfredo Merino.
Emblema de la arquitectura bilbaína. Foto: Alfredo Merino.

Presumimos de haber viajado por todo el mundo en busca de grandes monumentos, edificios icónicos, ciudades y barrios de moda o espacios rompedores, pero en la mayoría de los casos se nos escapa lo más importante: "¿por qué?". ¿Por qué esta obra y no otra?, ¿por qué está aquí?; y, sobre todo, ¿por qué siempre visitamos lo que visita todo el mundo? Nuestras nociones de arquitectura no dan para tanto.

No se concibe turismo sin patrimonio arquitectónico o viaje sin arquitectura, y, por suerte, España, más allá de la Sagrada Familia, la Alhambra o la Catedral de Santiago, tiene mucho que decir. Pero, ¿cómo aprender a escuchar? O a mirar, más bien, como lo haría un profesional del urbanismo.

Se prevé que la construcción de la Sagrada Familia termine en 2026. Foto: Xavi Torres-Bacchetta.
Se prevé que la construcción de la Sagrada Familia termine en 2026. Foto: Xavi Torres-Bacchetta.

Objetivo: democratizar

"Antes se buscaba el efecto guau"; "Ahora no habrá arquitectura que no piense en lo sostenible". "Vamos a ver cómo las ciudades ganan espacios para las personas y el coche pierde importancia, cómo la naturaleza vuelve al espacio urbano y nuestras casas se relacionan mejor con el exterior". Jaime García, Juan Carlos Medina y Helena Ariza son tres jóvenes arquitectos con mucho que decir en el panorama actual.

De izquierda a derecha: Jaime García, Juan Carlos Medina y Helena Ariza. Fotos cedidas.
De izquierda a derecha: Jaime García, Juan Carlos Medina y Helena Ariza. Fotos cedidas.

"Del efecto Guggenheim o el Niemeyer, entre otros arquitectos estrella, hemos pasado a una arquitectura más humanitaria". García trabaja desde hace cinco años para el estudio Chance da Silva, en Londres, del cual es asociado, además de desarrollar la web Proyectando el Cambio. "Acercar la arquitectura a la gente" es el principal objetivo de este portal y, precisamente, uno de los grandes desafíos a los que se enfrenta el sector, aferrado a los mantras de lo elitista o de lo esnob.

"Hay una brecha enorme entre el arquitecto y la sociedad", explica García, "con Proyectando el Cambio pretendo hacer que la gente se sienta partícipe". Partícipe a la hora de construir, reformar o comprar su casa, con consejos y tutoriales, pero también a la hora planear su siguiente viaje. "A través del servicio Arquiviajes hacemos de asesoría en función de las necesidades de cada viajero para diseñar un recorrido arquitectónico a medida", añade García.

Esta iniciativa se suma a la tendencia actual de democratizar la arquitectura con proyectos cuya principal motivación e inspiración es poner un techo a las personas que no lo tienen. Con esta premisa, destacan grandes nombres como Shigeru Ban o Alejandro Arabena, emblemas de la arquitectura humanitaria y social. En España, según García, también tenemos ejemplos, como las casas con contenedores marítimos en Barcelona o Madrid o las bioconstrucciones con balas de paja del Taller Karuna, entre otros muchos.

juguetes viento cesar manrique lanzarote
El arquitecto Javier de la Higuera recomienda Lanzarote. En la imagen, 'Juguetes del Viento' de Manrique. Foto: H. Palotto.

Construcciones que se puedan sostener

Certificaciones energéticas, accesibilidad, conciencia en la utilización de materiales... En este periodo entre crisis, en el que escasean los recursos y la creatividad se agudiza, la sostenibilidad ha pasado de ser una moda a una obligación. "No existe un concepto de arquitectura sin la etiqueta sostenible", sentencia Juan Carlos Medina, arquitecto jienense que, tras un periplo en busca de influencias por Granada, Lisboa y Praga, se ha afincado en Sevilla para especializarse en el campo del interiorismo y la rehabilitación de patrimonio en distintos estudios, actualmente en el Eddea. ¿A nivel estilístico? "Antes era un pegote, no se adaptaba ni una placa solar. Ahora, poco a poco, se está diseñando la energía renovable", explica Medina. Se busca la sencillez: "menos es más", un concepto arquitectónico muy Mies Van der Rohe.

piscina melia salinas
La piscina del 'Meliá Salinas', ideada por César Manrique. Foto: Javier Martínez Mansilla.

Otro asunto que preocupa entre la comunidad técnica es la necesidad de que la arquitectura vuelva al paisaje. "En España (y en cualquier lado) algunas ciudades se han convertido en víctimas de la industrialización y el automóvil", comenta Helena Ariza, arquitecta barcelonesa con sede en Nueva York desde 2015. Además de colaborar en la proyección de diferentes edificios en Manhattan, desarrolla el blog Architectural Visits, donde propone diferentes recorridos para descubrir la arquitectura de un destino que no suele mencionarse en las guías de viajes. "Nuestras casas se han desvinculado del exterior y la naturaleza. Esto tiene que cambiar", opina Ariza.

Pero si hablamos de simbiosis entre el arte, la arquitectura y lo natural hablamos de César Manrique. Precisamente, Javier de la Higuera, uno de los tres socios del estudio de interiorismo Sierra + De La Higuera recomienda en un momento como este viajar a Lanzarote y descubrir todas las creaciones del artista canario. "Compaginó su obra con la defensa de los valores medioambientales. Buscó la armonía entre el arte y la naturaleza".

¿Algún ejemplo? Los Jameos del Agua, El Mirador del Río o la Casa de los Volcanes. ¿Dónde dormir? En el 'Meliá Salinas', un complejo de lujo diseñado por Fernando Higueras en 1973, y que Manrique inundó con jardines tropicales, murales de piedra volcánica y una piscina con forma lacustre para acompañar un museo con cuadros de pintores contemporáneos y una localización privilegiada, frente a las playas de la Baja de los Charcos. Después de encontrar este pequeño oasis de creatividad, vamos a continuar con el catálogo para explorar España como lo haría un arquitecto, o más bien varios.

La huella de Manrique, una constante en Lanzarote. Foto: Javier Martínez Mansilla.
La huella de Manrique, una constante en Lanzarote. Foto: Javier Martínez Mansilla.

Catálogo arquitectónico

Una ciudad

Además de Barcelona, tan icónica como indispensable para estos profesionales del diseño, ya sea por Gaudí y el Modernismo, por su planteamiento urbanístico, por el Eixample o Montjuic, por la Casa de les Punxes o el Pabellón de Mies van der Rohe o porque es "una biblioteca en sí misma", destacan la importancia arquitectónica de Granada. "Es un ejemplo de cómo una ciudad tan pequeña ha sabido albergar diferentes elementos de arquitectura moderna y hacerlos compatibles con toda su herencia islámica", explica Juan Carlos Medina.

La misma Escuela de Arquitectura de Granada (Carlos Pfeifer y Alberto López Polanco) o el Campus de la Salud, la monumental CajaGranada (Alberto Campo Baeza), el Auditorio Manuel de Falla (García de Paredes), el carmen de la Fundación Rodríguez-Acosta o el Centro José Guerrero son algunas razones para darse un paseo por el exquisito patrimonio contemporáneo de la antigua capital nazarí. "Si eres arquitecto", sugiere Medina, "irás a ver la restauración de la Muralla Zirí del Albaicín, de Antonio Jiménez Torrecilla". Y si no, también.

Así luce Granada desde el carmen de la Fundación Rodríguez Acosta. Foto: Shutterstock.
Así luce Granada desde el carmen de la Fundación Rodríguez Acosta. Foto: Shutterstock.

Efecto ¡Guau!

El Centro Niemeyer en Avilés (2011). Jaime García destaca la única obra en España de Oscar Niemeyer, uno de los arquitectos más importantes del siglo XX, discípulo de Le Corbusier, rompedor de lo cúbico y la línea recta para encontrar en la curva la base de su estilo y el recuerdo del contorno de las mujeres y de las montañas de su Brasil natal.

Visita ineludible si vas a Avilés. Foto: Shutterstock.
Visita ineludible si vas a Avilés. Foto: Shutterstock.

"Esta es una obra clara de arquitecto estrella para hacer un lavado de cara de una ciudad con pasado industrial". El Centro Niemeyer es un complejo junto a la ría de Avilés proyectado como compendio de las obras del edificador brasileño en su Cúpula (4.000 metros cuadrados), auditorio, plaza, edificio polivalente y torre. Acoge conciertos, congresos y exposiciones.

Casa de ensueño

Un imprescindible para Helena Ariza es, sin duda, La Ricarda - Casa Gomis (1963) de Antoni Bonet. Situada cerca del aeropuerto del Prat, encontramos una de las joyas de la arquitectura racionalista. De estructura basada en pilares, esta vivienda, refugio de intelectuales en los años del franquismo como John Cage, Merce Cunninghan, Joan Prats o Antoni Tàpies, está abierta al público únicamente en ocasiones especiales. Una lástima. Otro must de la arquitectura racionalista es el Hipódromo de la Zarzuela (1941), a las afueras de Madrid. Palabra de Javier de la Higuera.

Buen ejemplo de la arquitectura racionalista madrileña. Foto: Facebook Hipódromo de La Zarzuela.
Buen ejemplo de la arquitectura racionalista madrileña. Foto: Facebook Hipódromo de La Zarzuela.

Un punto de partida

La T4 (2006) del aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suarez, según García, o una excelente muestra de cómo humanizar un espacio de uso público y convertirlo en un entorno cercano y agradable. Richard Rogers, siguiendo el ejemplo de Norman Foster con Stansted, se basó en el uso cuidado de la luz, el empleo del bambú en los acabados y los colores cálidos para los techos elevados. De esta manera "se busca que los protagonistas no sean los vuelos ni las tiendas, sino las personas", explica García. ¿El resultado? Aquí no importa esperar dos horas de conexión. O importa un poco menos.

Los techos de bambú y los coloridos acabados de la Terminal 4 hacen de Barajas un aeropuerto diferente. Foto: Shutterstock.
Los techos de bambú y los coloridos acabados de la Terminal 4 hacen de Barajas un aeropuerto diferente. Foto: Shutterstock.

Un punto final

El cementerio de César Portela, en Finisterre. "Es un monumento funerario que asoma como escultura integrada en el paisaje", cuenta el proyectista asturiano. En esta obra a las afueras del pueblo no hay nichos ordenados en hilera, sino cubos fundidos en esta ladera con vistas al Atlántico.

Detalle del innovador cementerio de César Portela en Finisterre. Foto: César Portela Arquitecto.
Detalle del innovador cementerio de César Portela en Finisterre. Foto: César Portela Arquitecto.

Dónde comer

En el 'Calicata Terroir Bar' de la Abadía Retuerta, en Sardón del Duero (Valladolid). Entre viñedos asoma este espacio gastronómico diseñado por el estudio Sierra de La Higuera en barro, madera y corcho basándose en la propia tierra sobre el que se asienta. El cliente se encuentra un pequeño bar perfecto para continuar la experiencia enológica más allá de la bodega y probar la carta donde Marc Segarra, jefe de cocina de 'Refectorio' (2 Soles Guía Repsol 2020), muestra su recetario tradicional y producto local.

'Abadía Retuerta', un monasterio para darse el lujo. Foto: 'Abadía Retuerta'.
'Abadía Retuerta', un monasterio para darse el lujo. Foto: 'Abadía Retuerta'.