Tienda navideña 'Käthe Wohlfahrt' (Barcelona)

La Navidad que nació de una cajita de música

Aquí puedes encontrar desde relojes de cuco, a cascanueces y cajas de música escondidas en pequeñas televisiones.
Aquí puedes encontrar desde relojes de cuco, a cascanueces y cajas de música escondidas en pequeñas televisiones.

La Navidad germana de los Montes Metálicos ha llegado a Barcelona. La nueva tienda de 'Käthe Wohlfahrt', la primera en España, deleita a sus visitantes con arcos de luz, paisajes nevados, cajas de música, muñecos cascanueces y relojes de cuco. Decoración navideña en todo su esplendor.

 

Sábado por la tarde en pleno barrio Gótico de Barcelona. Una cola serpentea por la calle Banys Nous hasta casi llegar a la iglesia de Santa Maria del Pi. Niños y adultos se entretienen mirando los escaparates de la tienda 'Käthe Wohlfahrt', la nueva locura navideña de la Ciudad Condal que permite el paso a sus clientes según van saliendo otros para que puedan deambular con calma por sus 300 metros cuadrados.

Un árbol de Navidad que llega hasta el techo es el elemento central de la tienda.
Un árbol de Navidad que llega hasta el techo es el elemento central de la tienda.

El interior de 'Käthe Wolhlfahrt' recrea un pueblo idílico de los Montes Metálicos (en alemán, Erzgebirge), un destino turístico de primer orden en época de Adviento. Protagonizan la decoración arcos de madera lacados en verde, un deslumbrante árbol que llega hasta el techo como elemento central y paneles que simulan casas tradicionales sajonas, con tejado nevado incluido, que trazan el camino que los visitantes han de recorrer, cesta en mano, eligiendo sus artículos favoritos entre figuras de pesebre, cajas de música, muñecos cascanueces y relojes de cuco.

En la tienda hay 8.200 artículos navideños diferentes.
En la tienda hay 8.200 artículos navideños diferentes.

Los orígenes de esta multinacional, que también vende en mercadillos de todo el mundo, hay que buscarlos en los Montes Metálicos, que separan Alemania de la República Checa. Los mineros de la zona, que trabajaban en los yacimientos de plata y estaño, se entretenían tallando a mano objetos de madera, que de paso les sirvieron para sobrevivir a la primera crisis de la minería en 1650, en lo que acabó por convertirse en toda una tradición.

'Käthe Wohlfahrt' es la última locura en Barcelona con sus objetos decorativos para Navidad.
'Käthe Wohlfahrt' es la última locura en Barcelona con sus objetos decorativos para Navidad.

Hoy en día en Seiffen, una de las principales localidades de los Montes Metálicos, abundan los talleres y las jugueterías y es el pueblo más visitado de toda Sajonia en la antesala de la Navidad, entendida como una fiesta con la que poner luz al crudo invierno. "Muchas de nuestras costumbres navideñas provienen de Alemania, incluso Papá Noel", recuerda Montse Escribano, gerente de la tienda de 'Käthe Wohlfhart' en Barcelona, la primera en toda España. "Los señores Wohlfahrt, que ya van por la tercera generación, siempre dicen que es importante preservar esto porque a nosotros nos ha influido mucho el Santa Claus de la Coca-Cola, que no es el tradicional".

La tienda tiene 300 metros cuadrados para deambular sin prisas.
La tienda tiene 300 metros cuadrados para deambular sin prisas.

Muchos de los objetos de la tienda son típicos de los Montes Metálicos y están fabricados por artesanos de la región. Como los arcos de luz, que según la leyenda recuerdan al tiempo en que el último turno de mineros regresaba sano y salvo al exterior y colgaba sus fanales completando un semicírculo que simbolizaba la entrada de la mina antes de celebrar la misa de Nochebuena. Tallados en madera y rodeados de velas o leds, los arcos de luz representan escenas religiosas, paisajes nevados o pueblos. Hoy en día se han convertido en una tradición en toda Alemania e iluminan las ventanas desde dentro de las casas.

Una piezas originales para un árbol navideño diferente.
Una piezas originales para un árbol navideño diferente.

O las pirámides giratorias, inspiradas en las instalaciones de extracción movidas por caballos que se utilizaban en la montaña en aquel tiempo. Las pirámides, coronadas por una hélice, recogen escenas navideñas organizadas en varios pisos, que giran al calor de las velas y dan calidez a las habitaciones con su juego de luces y sombras.

Son muchos los guiños que se hacen a Barcelona: desde taxis a los míticos caganers.
Son muchos los guiños que se hacen a Barcelona: desde taxis a los míticos caganers.

Basta decir que la tienda de 'Käthe Wohlfahrt' de Barcelona da cabida a 8.200 artículos diferentes (72.000 en total, si se cuentan las repeticiones de cada uno) para darse cuenta del botín navideño. Pueden encontrarse un sinfín de objetos más ortodoxos, como bolas de árbol, hechas en vidrio moldeado y pintado a mano. La variedad es apabullante y van desde las clásicas –redondas y en colores metalizados– hasta colecciones realizadas con animales o cuentos como leitmotiv, con un zapato de cristal incluido para colgar del árbol. Hasta hay una variedad de bolas inspiradas en las chimeneas de la Casa Milà, con forma de espiral.

También hay adornos navideños más clásicos.
También hay adornos navideños más clásicos.

No es el único guiño a Barcelona, que se plasma en diseños como el taxi de la ciudad, en amarillo y negro, o una Moreneta (virgen de Montserrat). Dentro del apartado de figuras de Belén, tratándose de Cataluña no podía faltar el caganer, de cristal y pintado de purpurina. "Si te fijas, en la tienda de Barcelona, que tiene una decoración en madera hecha a medida en Alemania y pintada allí, todo está un poco inclinado, las líneas son más curvas, no tan estrictas ni tan rectas: es un homenaje a Gaudí", apunta Montse Escribano.

Detalle de un pequeño pesebre navideño.
Detalle de un pequeño pesebre navideño.

Con todo, es imposible pasear por 'Käthe Wohlfahrt' y no retrotraerse a un mercado de Navidad centroeuropeo. Se plasma en objetos como los fumadores de incienso, aún poco conocidos en los países del sur del continente. Se trata de figuras de madera que comenzaron a fabricarse en Erzgebirge en 1850, ante la moda de fumar en público.

Estos muñecos de madera decorativos se abren y dentro albergan unos conitos con incienso que aromatizan la casa. También hay figuras decorativas navideñas que parecen de hielo tallado o, siendo más realistas, de cristal. En realidad están hechas de metacrilato, mucho más resistente. De este material puede encontrarse desde todo un belén a un Papa Noel en su trineo tirado por ciervos o estrellas de Navidad.

También hay figuras decorativas navideñas que parecen de hielo tallado.
También hay figuras decorativas navideñas que parecen de hielo tallado.

No podían faltar en 'Käthe Wohlfahrt' los relojes de cuco, los cascanueces y las cajas de música. Dentro de estas últimas, simpáticos hombres con organillo y ángeles guardianes suenan y giran tiovivos. Entre las cajas musicales destacan, por su originalidad, las que se encuadran dentro de televisiones antiguas, de aquellos años en los que aún no existía la pantalla plana: albergan escenas navideñas que se iluminan y se mueven al ritmo de dulces melodías.

Muchos de los objetos de la tienda son típicos de los Montes Metálicos y están fabricados por artesanos de la región.
Muchos de los objetos de la tienda son típicos de los Montes Metálicos y están fabricados por artesanos de la región.

El origen de 'Käthe Wohlfahrt'

El origen de esta tienda hay que buscarlo precisamente en una caja de música, una de las escasas pertenencias que el matrimonio fundador de la compañía, formado por Wilhem y Käthe Wohlfahrt, se llevó en la única maleta con la que abandonó la República Democrática de Alemania en la década de los 50. Unos años después, una pareja norteamericana se quedó prendada de la caja de música y les pidió otra igual. Wilhem Wohlfahrt encontró la más parecida en un mayorista que le exigió encargar un mínimo de diez. 

Bonitas bolas de nieve para añadir a la colección.
Bonitas bolas de nieve para añadir a la colección.

Así que los Wohlfahrt se quedaron con las diez cajas de música, regalaron una a sus amigos norteamericanos y el resto las fueron vendiendo puerta por puerta, hasta que recibieron un aviso de la policía. Pese a que ese tipo de venta era ilegal, los policías también sucumbieron ante el encanto de las cajas de música y les recomendaron distribuirlas a las esposas de los oficiales estadounidenses en los bazares de caridad. Tras el éxito que tuvieron de bazar en bazar, en 1964 se abrió la primera tienda 'Käthe Wohlfahrt' en Stuttgart. 

Ya desde el exterior, su escaparate llama mucho la atención.
Ya desde el exterior, su escaparate llama mucho la atención.

En la actualidad Harald, el hijo del matrimonio, lleva las riendas de un negocio que hasta cuenta en Rotemburgo con un Museo Alemán de la Navidad. Harald tenía en mente abrir una tienda en Barcelona cuando, paseando por el barrio Gótico, reparó en la cestería de las hermanas García en la calle Banys Nous. Las hermanas García querían jubilarse, le dijeron. "Un negocio familiar cerró sus puertas y en su lugar abrió otro, fue muy entrañable", explica la encargada de la tienda. Gracias a 'Käthe Wohlfahrt', la Navidad tendrá todo el año una esquina en la ciudad.

'KÄTHE WOHLFAHRT' - Carrer dels Banys Nous, 15. Barcelona. Tel. 931 30 49 93.
 

Más en...