Camino de Santiago de Madrid al fondo

El Camino de Santiago Madrileño

La tranquila (y desconocida) ruta que lleva a Compostela

Este ramal de la Vía Láctea une la capital de España con la tumba del apóstol en un recorrido tranquilo como pocos. Cruza el norte de la Comunidad de Madrid y la meseta castellana hasta que alcanza Sahagún, donde el Camino de Santiago Madrileño se une con el Camino Francés.

Compartir

Hasta 1965, año en el que el Ministerio de Información y Turismo publicó la primera guía moderna del Camino de Santiago y la ruta empezó a convertirse en destino turístico universal, lo habitual para los peregrinos era comenzar la ruta en la puerta de su casa. Los romeros madrileños no fueron excepción y, aunque no tuviera ni el nombre ni el reconocimiento de la actualidad, el Camino de Madrid a Santiago ha visto pasar peregrinos durante siglos.

Camino Santiago Fuenfría
Los mojones con la bandera madrileña señalan la senda adecuada.

Fue en 1996 cuando el gallego afincado en Madrid José Antonio Cimadevila Cotelo fundó, en compañía de otros cofrades, la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Madrid. De inmediato, se buscó el itinerario de la ruta jacobea capitalina. Entre las diferentes posibilidades se eligió la que resulta más lógica, la que seguían los segadores gallegos que, desde la Edad Media, cada temporada bajan de su tierra hasta La Mancha. Cruzaban para ello la Sierra de Guadarrama por el puerto de la Fuenfría. La ruta elegida era, además, la que ofrecía mayores posibilidades geográficas y logísticas para los peregrinos.

José Antonio Cimadevila
José Antonio Cimadevila fue el encargado de crear la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Madrid.

Aquel 1996 comenzó a balizarse el camino. Primero en Madrid, con las características flechas amarillas, y luego en Castilla y León. Más tarde aparecieron los hitos y la cartelería que da cuenta de cada zona. Hoy todo el camino madrileño está marcado de principio a fin con hitos, señales y paneles, en un trabajo en el que han colaborado la Comunidad de Madrid, la Junta de Castilla y León y el organismo Parques Nacionales, que colocó mojones de granito en el esforzado paso por la Sierra de Guadarrama.

Transcurridos los primeros 25 años desde que fue trazado, se calcula que más de 15.000 peregrinos han recorrido el Camino de Santiago de Madrid. Según los datos de las asociaciones de Amigos del Camino, los madrileños son el grupo geográfico más numeroso que alcanza Compostela, aunque reconocen que el ramal madrileño no es demasiado conocido.

¿Dónde empieza el Camino de Santiago en Madrid?

Arranca esta Vía Láctea castiza en el corazón del Madrid de los Austrias, en la iglesia de Santiago. El templo también es el lugar donde concluye otro camino histórico, el de Uclés, que arranca en la fortaleza de la localidad conquense que fue administrada por la orden de Santiago. Se trata de una ruta de 145 kilómetros, que se realiza entre seis y once etapas, y que algunos empalman con el Camino Madrileño hasta Compostela.

Iglesia de Santiago Madrid
La iglesia de Santiago, en Madrid, es el punto de partida de este itinerario.

Desde el centro de Madrid, el camino se dirige hacia el norte tras visitar algunos hitos capitalinos relacionados con el santo apóstol. De esta manera alcanza la Plaza de Castilla, desde donde continúa por Fuencarral, abandonando la capital en la moderna barriada de Montecarmelo. La travesía hasta la vera del Monte del Pardo es preámbulo del paso por Tres Cantos, prosiguiendo hasta la cercana Colmenar Viejo. Manzanares el Real es la siguiente parada. En la localidad se empieza una larga travesía por el lado sur de la Sierra de Guadarrama, rumbo a Cercedilla.

Cruceiro en Madrid
Este es el único crucero gallego de Madrid.

La capital serrana da paso al valle de la Fuenfría. El camino utiliza el enlosado de las calzadas romana y borbónica para encaramarse al puerto de la Fuenfría, el paso más elevado de todos los caminos de Santiago. A partir de este punto solo queda un relajado descenso por los Montes de Valsaín hasta la Granja de San Ildefonso, ya a tiro de piedra de Segovia.

Sin abandonar en ningún momento su decidido rumbo norteño, la ruta atraviesa la meseta castellana por la Tierra de Pinares, los Montes Torozos y la Tierra de Campos. Hasta que, después de cruzar 42 municipios y recorrer 320 kilómetros, alcanza Sahagún, punto donde se une al ramal francés, por el que continúa hasta Compostela. Desde Madrid a la capital gallega, el ramal mide 678 kilómetros, kilómetro arriba kilómetro abajo, según el rumbo que se lleve. Los 320 primeros pertenecen al ramal madrileño propiamente dicho, el resto coincide con el Camino Francés.

El Pardo
La Sierra de Guadarrama cobija a los peregrinos del Camino Madrileño.

¿Cómo hacer el Camino de Santiaago desde Madrid?

Lo habitual es emplear entre 12 y 14 etapas hasta Sahagún y otras 15 desde dicha localidad a Compostela. Las guías recomiendan para el tramo madrileño cuatro jornadas y una más para alcanzar la ciudad de Segovia. Las distancias entre las poblaciones de este primer trecho de 115 kilómetros, desde su inicio en el centro de Madrid hasta la capital segoviana, permiten concentrar el recorrido en cuatro etapas.

Cruceiro El Boalo
El crucero de El Bolao indica el camino a seguir en este tramo de la sierra.

El Camino de Santiago de Madrid transita en todo momento por caminos rurales, vías pecuarias y pistas forestales. Al contrario que los tumultuosos ramales Francés y Portugués, el Camino de Santiago Madrileño discurre solitario durante casi toda su andadura. Solo en las primeras etapas, las más cercanas a la capital, se coincide con ciclistas. Poco después llega el turno de compartir la ruta con los excursionistas que transitan por la vertiente sur de la sierra madrileña. A partir de aquí, la ruta  permite disfrutar de los paisajes y poblaciones que atraviesa sin el menor agobio.

Perderse en el ramal madrileño del Camino de Santiago es difícil, pues de principio a fin está convenientemente señalizado. En la ciudad lo hacen placas metálicas circulares con los emblemas santiagueños clavadas en el suelo en lugares estratégicos. Fuera de la ciudad, toman el relevo las inconfundibles flechas amarillas y pequeños mojones decorados con la estrella de la Vía Láctea y las siete estrellas del escudo de Madrid. Paneles situados en lugares estratégicos explican los pormenores de cada zona.

Plaza de Santiago Madrid
Las alusiones al apóstol Santiago son muy numerosas en Madrid.

Como en el resto de los caminos de Santiago, es aconsejable empezar las etapas lo más temprano posible para evitar las calurosas horas centrales del día y, también, para encontrar con mayor facilidad alojamiento en el final de cada etapa. Esto es especialmente importante en la segunda parte de la ruta, entre Sahagún y Santiago de Compostela.

Etapas del Camino de Santiago desde Madrid

Te puede interesar