Algunos personajes cruzando el bosque de La Cebera(serie Alma, Netflix)

'Alma': los escenarios donde se rodó la serie de Netflix

Una Asturias con mucha alma en Netflix

19/08/2022

Netflix presenta nuevo thriller sobrenatural para intrigarnos. Es Alma, serie del director Sergio G. Sánchez (El secreto de Marrowbone) en la que un accidente de autobús en las montañas destapa una serie de oscuros misterios. Una propuesta de fantasía y terror para el verano que ha tenido a Asturias como único y privilegiado escenario.

Compartir

Un accidente de autobús destroza la vida de un grupo de adolescentes. Una de las supervivientes del desastre es Alma (Mireia Oriol), que se queda sin un ojo y sin memoria. Su pasado y la profética verdad detrás del accidente se irán descubriendo en Alma, serie en la que Sergio G. Sánchez explora el género fantástico con secretos y leyendas.

La actriz Mireia Oriol (serie Alma, Netflix)
Mireia Oriol, protagonista de la serie. Foto: Lander Larra (Netflix).

Netflix estrena su nueva producción española de la mano del director de El secreto de Marrowbone y guionista de El orfanato o Lo imposible, que se ha ido a su Asturias natal para rodar un thriller sobrenatural lleno de efectos especiales. El impresionante paisaje costero y el característico verde asturiano brillan en todo su esplendor en esta serie que se ha rodado íntegramente en la comunidad norteña.

Cuevona de Ardines (serie Alma, Netflix)
La Cuevona de Ardines, una fascinante cúpula geológica del Macizo de Ardines. Foto: Lander Larra (Netflix).

Actores como Mireia Oriol, Alex Villazán (Tom), Pol Monen o Milena Smit han recorrido Asturias de punta a punta para rodar Alma durante más de cuatro meses. De occidente a oriente, en la serie podrás disfrutar de las vistas de lugares imperdibles del Principado como el Puerto de la Cubilla, Luarca, Muros de Nalón o la Cuevona de Ardines.

Viaje a un refugio entre Asturias y Castilla y León

La serie arranca desde un refugio rural en medio de las montañas. Aquí se reúnen los principales protagonistas en una excursión escolar y pronto se convierte en un espacio fundamental en la historia. La producción de Sospecha Films (El inocente) lo encontró en un refugio real: el de Brañagallones, situado en el idílico Parque Natural de Redes, muy cerca de la frontera entre Asturias y Castilla y León.

Rodaje dentro del Depósito de Roces (serie Alma, Netflix)
Unos depósitos de agua sirven de catacumbas. Foto: Lander Larra (Netflix).

En este fatídico viaje, los protagonistas se meten de lleno en un bosque misterioso con leyendas esculpidas en piedra (capítulo 1 y 5). En la realidad se trata del agradable Parque de la Cebera (Lugones), un bosque frondoso con árboles altos al que se puede ir fácilmente si uno se encuentra en la capital, Oviedo. Las catacumbas a las que bajan en el capítulo 5 son unos depósitos de agua que se encuentran en Roces (Gijón).

Uno de los actores en la Cuevona de Ardines (serie Alma, Netflix)
Se puede descender a la Cuevona de Ardines, cerca de Ribadesella. Foto: Lander Larra (Netflix).

Pero la excursión al refugio de estos jóvenes acaba en tragedia. El nublado viaje en carretera que hacen en autobús y termina en accidente se rodó en la carretera del Puerto de la Cubilla, que hace de puente entre Asturias y Castilla y León. Un espectacular paso de montaña que supera los 1.500 metros de altitud, como se puede ver fácilmente en los planos aéreos de Alma.

Momento del rodaje en la Playa de Moniello (serie Alma, Netflix)
Acantilados y playas protagonizan también planos espectaculares. Foto: Lander Larra (Netflix).

Una vez el accidente se ha producido y se reviven sus trágicos eventos, nos situamos en la zona de El Angliru, en la sierra del Aramo. En esta zona, famosa por su etapa ciclista en La Vuelta a España, también es donde se ubica un conjunto de rocas altas vital para que Alma pueda entender lo que ocurre (capítulo 7).

Parte del equipo de rodaje en El Angliru (serie Alma, Netflix)
En El Angliru, Alma encuentra algunas explicaciones. Foto: Lander Larra (Netflix).

Si nos vamos moviendo al oriente de Asturias encontramos otro paraje cercano al refugio en la serie. La cueva desde la que descienden algunos de los protagonistas en el capítulo 3 es la Cuevona de Ardines, una fascinante cúpula geológica del Macizo de Ardines, que se puede visitar junto a la vecina y famosa Cueva de Tito Bustillo (Ribadesella). Una de las localizaciones más especiales de Alma.

Un pueblo sobrenatural

Pero los protagonistas de Alma no viven en la montaña, sino en un pequeño pueblo costero. Se trata de Luarca, capital del concejo de Vallés y uno de los pueblos más encantadores del occidente de Asturias. La serie está llena de espectaculares localizaciones que se pueden encontrar en el lugar, tanto dentro como en los alrededores.

Mireia Oriol y Elena Irureta (serie Alma, Netflix)
Dos de las actrices de la serie, Mireia Oriol y Elena Irureta. Foto: Quim Vives (Netflix).

La producción presume en varios momentos de una de las señas de identidad de Luarca: su puerto. De tradición pesquera y ubicado en una ensenada natural, en distintos planos de la serie podemos ver este particular lugar con puerto deportivo (capítulo 5) y muelle, captado desde cerca y también desde arriba.

Rodaje en Playa San Pedro de la Ribera (serie Alma, Netflix)
La Playa San Pedro de la Ribera sale en varios capítulos. Foto: Quim Vives (Netflix).

Hay más detalles de Luarca distinguibles en la serie: por ejemplo, la característica Plaza y el Puente de Alfonso X el Sabio (capítulo 3) -sede del Ayuntamiento-, uno de los andenes de su estación de tren (capítulo 6) o el Cementerio parroquial (capítulo 8), que se distingue tanto por dentro como por fuera.

La actriz María Caballero se asoma al balcón del Palacio de Trenor (serie Alma, Netflix)
El Palacio de Trenor, en Figueras. Foto: Lander Larra (Netflix).

En cuanto a la casa de Alma, donde vive junto a sus padres, se rodó realmente en el pueblo vecino de Muros de Nalón, a media hora en coche de Luarca. Además del interior, en el capítulo 6 podemos ver el exterior de la casa, que corresponde a los Apartamentos Torre del Marqués y al cercano Camino del Pedrouzo, donde la protagonista tiene un inquietante encuentro.

Para otros destacados hogares de la serie se utilizaron el elegante Palacio de la Riega (Gijón), donde los adolescentes visitan al profético personaje al que da vida Elena Irureta o el blanco Palacio de Trenor (Figueras), casa familiar de los hermanos que interpretan María Caballero y Javier Morgade.

Vistas al Mar Cantábrico

Otros paisajes fundamentales en el universo del pueblo de Alma son los miradores y las playas, que nos permiten ver algunas bonitas vistas al Mar Cantábrico. Uno de los encuentros con vistas entre Alma y Tom se producen en las inmediaciones de la Playa de Moniello (capítulo 4), en el concejo de Gozón, y otro en el Acantilado de Cabo de Busto, dando a la Playa del Bozo (capítulo 9).

Vistas desde el Acantilado de Cabo de Bustos (serie Alma, Netflix)
Las vistas desde el acantilado de Cabo de Bustos. Foto: Quim Vives (Netflix).

En cuanto a las playas de la serie, una de las más recurrentes es la Playa de San Pedro de la Ribera (Cudillero), donde está instalado en una caravana el personaje interpretado por Milena Smit, mientras que el lugar en el que los protagonistas se bañan y conectan en el capítulo 5 es la Playa de Porcía (El Franco).

Playa Porcía (serie Alma, Netflix)
Conexión en la Playa de Porcía. Foto: Lander Larra (Netflix).

Para poner el broche final a las muchas localizaciones de Alma nos podemos fijar también en un castillo que aparece en una de las especiales introducciones que tiene cada uno de los capítulos. En el inicio del capítulo 5 podemos ver los exteriores del Castillo de Las Caldas (Oviedo), un lugar de leyenda medieval con unas llamativas torres.

Castillo de las Caldas (serie Alma, Netflix)
El Castillo de las Caldas, un lugar de leyendas medievales. Foto: Lander Larra (Netflix).

Este fantástico paseo por algunas de las maravillas que ofrece Asturias estará disponible a partir del 19 de agosto en Netflix. Nueve episodios para descubrir qué es lo que hay realmente detrás de un oscuro accidente de autobús. Esperan leyendas y fuerzas oscuras.