{{title}}
{{buttonText}}
alt
Vive la Gala de los Soles 2024
Ver Gala
Ruta en bici Vía Verde del Eo apertura

Ruta en bici por la Vía Verde del Eo (San Tirso de Abres, Asturias)

En bici por los pasadizos mineros del río Eo

13/12/2023 –

Actualizado: 05/11/2022

La Vía Verde del Eo recupera el antiguo trayecto del tren que transportaba el hierro por la frontera de Asturias y Galicia hasta el mar Cantábrico. Desde San Tirso de Abres pedaleamos por una de las reservas naturales más desconocidas del Principado.

Compartir

La frontera entre Asturias y Galicia está dibujada por un territorio fluvial, donde el Eo se va deslizando desde los montes de la Sierra de Neira y el Valle de Lorenzana rumbo al mar Cantábrico. Viajamos al extremo occidental del Principado, una zona solitaria, ajena a la fama y trajín de la vertiente oriental, encabezada por Llanes, Ribadesella o Picos de Europa. Aquí el viajero, a medida que asciende por el cauce del río desde Castropol o Ribadeo, se olvida de la autopista A-8 y se va sumergiendo en un santuario natural que no siempre lo fue. Lo exploramos sobre dos ruedas.

San Tirso de Abres
San Tirso de Abres, conocido como 'la Perla del Eo', fue Pueblo Ejemplar de Asturias en 2011

Un vergel fronterizo y protegido

La Reserva de la Biosfera de Río Eo, Oscos y Terras de Burón (1.600 km2) fue reconocida por la UNESCO como la primera comunidad con esta consideración fuera de la red de espacios naturales protegidos. Además, tiene la particularidad de ser la primera reserva compartida por dos regiones diferentes: Asturias y Galicia. Este vergel fronterizo, envuelto por un bosque frondoso de ribera y por un cúmulo de montañas, fue antaño un importante corredor por el que se transportaban minerales desde el interior de Galicia hasta el puerto de Ribadeo.

Vía Verde rio Eo
La vía verde del tren minero del Eo es perfecta para hacer a pie o en bici.

La Sociedad Minera de Villaodrid (SMV) fue la responsable de la extracción del mineral de hierro y de su primer tratamiento en una espectacular batería de hornos situada en Villaodrid. Para conectar los yacimientos con la ría del Eo, donde los buques partían con su carga hacia los grandes centros siderúrgicos vizcaínos, se horadó buena parte de este territorio fluvial. De esta manera, se creó una vía que atravesaba túneles, bordeaba laderas y se perdía entre la maleza. Por ella avanzaba el ferrocarril, cargado de toneladas de hierro rumbo al Cantábrico, y por ella avanzamos hoy nosotros en bicicleta para descubrir la Vía Verde del Eo.

Vía Verde rio Eo
La ruta está señalizada en todo su trayecto.

La ruta de los túneles

El ferrocarril minero empezó a circular en 1903 portando mineral y no tardaría en transportar también a los pasajeros de la comarca de los Oscos, deseosos de acudir a la costa para vender sus productos y abastecerse de los que se descargaban en Ribadeo. El fin de la actividad minera en esta zona marcó el de este ferrocarril, que circuló por última vez en 1964. Desde entonces, la naturaleza se ha ido apropiando de este recorrido ferroviario para ofrecer al viajero una senda de tierra que se adentra hasta el extremo más occidental de Asturias. Su punto de partida: San Tirso de Abres.

Vía Verde rio Eo
El fin de la actividad minera en esta zona marcó el de este ferrocarril, que circuló por última vez en 1964.

La vía verde del Eo es un recorrido lineal de 14 kilómetros (ida y vuelta). Sin apenas desnivel, se convierte en una ruta ideal para cualquier viajero, lo realice en bici o a pie, en familia, con niños o con mascotas. Su pavimento permite que sea accesible incluso para personas con movilidad reducida.

Vía Verde rio Eo
Las limpias aguas convierten a este río en una de las mecas para la pesca fluvial en la comarca.

Nada más llegar a la localidad de San Tirso de Abres, antes de cruzar el puente sobre el río Eo, encontramos el punto de inicio de esta ruta señalizada en todo momento. Lo distinguimos junto a la antigua estación del pueblo, hoy rehabilitada como vivienda privada. San Tirso, Da Volta, de la Central o de Pedrido. En menos de trescientos metros descubrimos el primero de los seis túneles que conectan y diferencian este itinerario ciclista del resto. Desde 65 a 173 metros de longitud, muestran el dominio de la arquitectura industrial sobre esta zona salvaje en el siglo XX e invitan al viajero actual a explorar sus cavidades.

Vía Verde rio Eo
Este fue un importante corredor por el que se transportaban minerales desde el interior de Galicia hasta el puerto de Ribadeo.

Quien se anime a hacerlo, además de calzado y ropa adecuada para una escapada en Asturias, deberá llevar una luz frontal para atravesar la oscuridad de las galerías. Se supone que los paneles solares deberían de abastecer las bombillas de su interior, pero esto no siempre sucede y, aunque nadie se va a extraviar ni a caerse en el túnel, mejor será ir preparado.

Vía Verde rio Eo
El tren minero conectaba Vilaouriz con Ribadeo.

Desde San Tirso de Abres a O Cairo

La senda ciclable (PR. AS-300) continúa en paralelo al Eo, que avanza meandro tras meandro hacia el norte en dirección contraria a la nuestra, dejando atrás algunos saltos de agua y ocultándose en ocasiones entre la espesura del aliso, el sauce, el fresno y el castaño.

Vía Verde rio Eo
Una maqueta del tren minero en San Tirso de Abres.

El silencio pronto se vuelve una constante mientras pedaleamos con tranquilidad por la vía donde aparecen algunas familias y unos pocos ciclistas que vienen y van. Antes de asomarse desde la ladera, el camino cruza la carretera general N-640 que, en su recorrido solitario, va trenzando a su antojo la frontera astur-galaica. La Vía Verde nos conduce sin posibilidad de equívoco hasta la central eléctrica, hoy en ruinas, construida en 1932, antes de entrar en otro de los túneles excavados en la roca viva, donde se aferra el musgo y helecho.

Vía Verde rio Eo
Las características de la vía verde la convierten en un plan ideal para hacer en familia en otoño.

Entre galerías, llegamos a la pasarela metálica que conecta ambas orillas para descubrir los casetos, unas pequeñas construcciones de mampostería de pizarra que servían para albergar el carbón que alimentaba el tren minero. También podremos tomar un pequeño desvío en la ruta para dejar la bici aparcada y bajar hasta el puente colgante de Piago Mayor o acercarnos hasta la orilla de este río, donde aún abunda la trucha, el salmón y la lamprea. Esto convierte al concejo de San Tirso de Abres, donde se encuentra la totalidad de esta vía, en un punto de referencia de pesca fluvial.

Vía Verde rio Eo
El cauce del Eo dibuja la frontera entre Asturias y Galicia.

Sin darnos cuenta, llegamos al lugar donde Galicia y Asturias se encuentran en su cara más aislada y desconocida. El arroyo de O Cairo actúa aquí de frontera natural y marca el punto donde debemos decidir si tomar el camino de vuelta o continuar durante seis kilómetros por asfalto hasta el pueblo de A Pontenova, en Lugo. Si se decide retornar desde O Cairo, optaremos por subir hasta el pueblo de Prado y volver a San Tirso de Abres por la ruta de los Pañeiros.

Vía Verde rio Eo
La ribera del Eo es un cauce apacible ideal para relajarse.

La perla del Eo

Además de la Reserva de la Biosfera, la Vía Verde del tren minero del Eo acaricia tres espacios naturales protegidos: el LIC Río Eo, la Zona de Especial Protección de los Valores Naturales Carballido y la Zona de Especial Protección de los Valores Naturales Río Eo (Red Natura 2000). San Tirso es el punto de partida y de final de la ruta, además de un refugio de los que aquí vienen con caña y sedal, como demuestra su Centro de Interpretación de la Pesca en el Eo.

Vía Verde rio Eo
La lespesura del aliso, el sauce, el fresno y el castaño envuelve el cauce fluvial.

Este núcleo rural es también considerado como la perla del Eo, donde el visitante puede pasear por la senda fluvial, de más de dos kilómetros, con parques arbolados y un área recreativa con piscina estival. Es esta una parada obligada de peregrinos que recorren el Camino Primitivo antes de entrar en tierras gallegas.

Capilla San Tirso de Abres
La capilla de San Juan en San Tirso de Abres.

Los que no quieran trasladarse hasta aquí portando su bici deberán saber que el pueblo cuenta con dos centros de turismo activo donde no solo se alquilan bicicletas, sino también canoas para navegar por el Eo. ¿Para comer? El ‘Restaurante Amaido’ y el ‘Bar San Juan’, situado junto a la capilla del santo homónimo y las ruinas del Palacio del condado de Altamira, son buenas opciones si lo que se busca es una cocina tradicional astur-galaica sin florituras, con buen producto de proximidad. El pulpo a feira siempre será un acierto.

Pulpo a feira
El pulpo 'a feira' es siempre una buena elección en esta tierra.

Río abajo y rumbo norte el viajero llegará a la desembocadura del río siguiendo la carretera N-640. Porto de Abaixo y Vegadeo, Castropol y Ribadeo, o la punta de la Cruz e Illa Pancha. El estuario del Eo es un fiordo mestizo donde se navega a vela latina desde que se recuerda y el entorno donde mejor se puede apreciar la mezcla de culturas asturianas y gallegas.