Ruta por El Matarraña (Teruel)

El poder relajante de una comarca mestiza

El castillo de Valderrobles.
El castillo de Valderrobles.

Si tus neuronas necesitan una dieta antiestrés, en esta mestiza comarca de Teruel quedarán como nuevas. Alucinarás con el paisaje semi toscano y provenzal de olivos, almendros y frondosos pinos de El Matarraña. Pasearás por pequeños pueblos de calles imposibles que exhiben su histórico porte encaramados a lomas, mientras la naturaleza te llama con cantos de sirena. 

Dos partes aragonesas, dos catalanas y una valenciana. Se agita y surge un conjunto de 18 pueblos que tendrás que explicar dónde están cuando regreses a casa e irremediablemente se lo cuentes a todo el mundo.

Un tractor a punto de atravesar la plaza Mayor de Cretas a última hora de la tarde.
Un tractor a punto de atravesar la plaza Mayor de Cretas a última hora de la tarde.

Las fronteras, que la separan de la cercana Tarragona y de Castellón, resultan invisibles. Uno se sube a la bici en Cretas para recorrer un tramo de la vía verde que va de Puebla de Híjar a Tortosa y es imposible distinguir que de pronto has cambiado de provincia. Olivos en formación, almendros en flor y el acueducto del Matarraña.

Ruta por la vía verde siguiendo las antiguas vías del tren.
Ruta por la vía verde siguiendo las antiguas vías del tren.

Una manera gráfica de entender por qué los algo más de 8.000 habitantes que pueblan esta comarca de cerca de 100 kilómetros cuadrados hablan un catalán que algunos prefieren llamar chapurriau, con el que se sienten como en casa tantos turistas de la vecina Cataluña, atraídos por la naturaleza y los pueblos medievales en los que jugar a adivinar estilos –renacentista, barroco, gótico o mudéjar–, y a los que el turismo masivo aún no ha hincado el diente.

Paseo por Calaceite, uno de los pueblos más asombrosos del Matarraña.
Paseo por Calaceite, uno de los pueblos más asombrosos del Matarraña.

María Garau, filóloga al frente de la Oficina de Turismo de Calaceite y barcelonesa de nacimiento, lo confirma: "Hay turismo en la zona pero también existe un peso considerable de la agricultura y la ganadería, que es muy potente. Vienen turistas de Cataluña, también de Valencia, Murcia, La Rioja, el País Vasco… Aquí hablan un catalán precioso, con palabras que ya no se usan, por ejemplo dicen espí que es una forma antigua de decir espejo y ahora es mirall".

Las aguas del Matarraña en las que Picasso se bañó en la primavera de 1898.
Las aguas del Matarraña en las que Picasso se bañó en la primavera de 1898.

Allí, nadando en las energizantes aguas del Matarraña y el Algars, gozando despreocupado del verano, un jovencísimo Picasso, invitado por un amigo al vecino pueblo tarraconense de Horta de Sant Joan, sacó los pinceles y no se resistió a plasmar la naturaleza.

Ruta por la garganta del Parrisal, ascendiendo hasta el nacimiento del río Matarraña (Beceite).
Ruta por la garganta del Parrisal, ascendiendo hasta el nacimiento del río Matarraña (Beceite).

Nadie diría que el natural sosiego, que da tregua al estrés con que llegan los acelerados urbanitas, fue tantas veces quebrado desde el tiempo de los íberos hasta las guerras carlistas o el cercano frente del Ebro. Se tiene otro concepto de la prisa, lo que ayuda bastante a relativizar y a entregarse con alegría a saltar de loma en loma.

Olivos y almendros en formación.
Olivos y almendros en formación

Y es que en esas colinas, se alzan como protuberantes joyas poblaciones con menos habitantes que los que viven en la manzana de tu casa. Allí, los vecinos tienen la suerte de pasar varias veces al día por una plaza mayor como la triangular de La Fresneda.

Soportales de la plaza mayor de La Fresneda.
Soportales de la plaza mayor de La Fresneda.

Recorrerla de noche, con miedo a romper tanto silencio, atravesando los soportales de arcos ojivales y de medio punto y sin saber dónde mirar. Si a las soberbias casas palacio levantadas sobre grandes bloques de piedra asentados uno sobre otros en sillería o al ayuntamiento gótico renacentista con dos antiguas cárceles, gárgolas y un singular balcón. "No temáis hacer ruido, aquí no somos más de doscientos, hasta que en Semana Santa y verano regresan los descendientes y estamos a tope", comenta a medianoche Joaquín Grau, dueño del restaurante 'Matarraña' mientras se dirige a casa.

Las sólidos muros de piedra de las casas del XVI en La Fresneda.
Las sólidos muros de piedra de las casas del XVI en La Fresneda.

En el Valle del Silencio

El Palacio de la Encomienda o el convento de los Monjes Mínimos, en el Valle del Silencio, te hacen imaginar su relevante pasado. Para empañarse de paz viendo la salida del sol, sube hasta el observatorio luni-solar junto a la iglesia de Santa María la Mayor y las ruinas de Santa Bárbara.

Normal que cayeran rendidos los intelectuales a la belleza de Calaceite.
Normal que cayeran rendidos los intelectuales a la belleza de Calaceite.

De Calaceite se enamoraron en los años 70 un grupo de escritores e intelectuales. "El escritor chileno del boom latinoamericano de los 60, José Donoso, amigo de Gabriel García Márquez y Vargas Llosa, fue a visitar a su traductor al francés y se compró dos casa ese mismo día, en las que vivió 17 años como uno más de sus 1.000 vecinos. Venían a verle Buñuel, Saura, García Márquez…", explica María Garau. La poetisa Teresa Jassá o el polifacético arqueólogo Joan Cabré, quien descubrió el poblado íbero de San Antonio, justo a las afueras y desde el que la visión panorámica es espectacular.

Las vistas desde el poblado íbero de San Antonio van directas a Instagram.
Las vistas desde el poblado íbero de San Antonio van directas a Instagram.

Si en muchas rejas del pueblo ves un perrito en hierro forjado es porque es el protagonista del escudo del pueblo. Hasta el año 1952 pertenecía a Tortosa (Tarragona) y desde el 2011 está entre los 57 pueblos más bonitos de España, con sus capillas soportal sobre las entradas a la ciudad, y restos del azul añil en algunas fachadas, de cuando el pueblo entero se teñía como si fuese Chauen en el XVII y el XVIII.

En la calle Maella vivían los ricos porque no sopla el cierzo y es plana.
En la calle Maella vivían los ricos porque no sopla el cierzo y es plana.

La plaza de España todavía se utiliza como lonja y en sus columnas, grabada, la vara de medir aragonesa de 77,3 cm, más corta que la castellana de 88 cm y que se usaba para unificar el género de los comerciantes que llegaban de otros rincones del país. A cada hora en punto se escucha desde el ayuntamiento el pregón precedido de una jota. Dentro de la renacentista Casa Consistorial de 1610, una cárcel de la época en la que los presos, a los que se podía encerrar por trabajar en domingo, habían dejado algún grafiti.

Recreación en la cárcel de Calaceite.
Recreación en la cárcel de Calaceite.

La Casa Moix –gato en catalán antiguo– de la familia de Terenci y Ana María o la casa Jassá con sus escudos nobiliarios, los detalles de forja en filigrana y con un tamaño de los sillares más grande de lo habitual son junto la señorial calle Maella, la más valorada para instalarse porque es plana y no entra el temido cierzo, o la iglesia barroca con colosales columnas salomónicas, ejemplo de la riqueza que el aceite proporcionó en su día.

La barroca iglesia de la Asunción y uno de los singulares portales-capilla.
La barroca iglesia de la Asunción y uno de los singulares portales-capilla.

Toca hacer un alto para recrearse en la naturaleza, que tanto llama la atención en los recorridos en coche de un pueblo a otro.

El paisaje se convierte en obra de arte en La Matarraña.
El paisaje se convierte en obra de arte en La Matarraña.

Gargantas y cascadas

De Beceite, parte una ruta por la garganta de El Parrisal, que no te imaginas hasta que comienzas a ascender el río Matarraña por pasarelas de madera hasta su nacimiento. Entre paredes de 60 metros de altura el río se encañona y cuesta no zambullirse en las pozas o dejar que te salpiquen las cascadas.

Gracias a las pasarelas, la ruta del Parrisal resulta cómoda y sencilla.
Gracias a las pasarelas, la ruta del Parrisal resulta cómoda y sencilla.

En el pueblo, adaptado a una ladera como un guante, el agua sigue siendo protagonista. La Font de la Rabossa, dos saltos de agua pura y helada que forman una piscina natural, es recomendada enseguida por la gente de la zona porque es uno de sus lugares favoritos, uno de esos secretos locales que les gusta compartir.  

Las empinadas calles de Valderrobles te eximen de ir al gimnasio una semana.
Las empinadas calles de Valderrobles te eximen de ir al gimnasio una semana.

De vuelta a la carretera, parada obligada en Valderrobles, capital de la comarca. Solo con cruzar el puente medieval de piedra sobre el caudal nervioso del Matarraña, se entra en otra dimensión. La ajetreada vida en una villa que hoy parece hibernada, con su ayuntamiento manierista intacto o la apabullante iglesia de Santa María la Mayor, un hit del gótico levantino con su portada de once archivoltas degradadas de efecto hipnótico y sus rosetones cubiertos de alabastro traslúcido. A los pies del castillo, al que se accede por calles en escalera, está el palacio. Una postal de la que por un momento formas parte.

Fachada pintada de azul añil, el método más higiénico de luchar contra las enfermedades contagiosas antaño.
Fachada pintada de azul añil, el método más higiénico de luchar contra las enfermedades contagiosas antaño.

Las casas palaciegas de Torre del Compte, la calle Mayor de Cretas con sus arcos y pasadizos, la plaza Mayor de Ráfales o su iglesia gótica son planes para quienes quieran seguir buceando en una comarca injustamente desconocida.

Pintura rupestre en El Parrisal, descubierta por el arqueólogo de la zona, Joan Cabré.
Pintura rupestre en El Parrisal, descubierta por el arqueólogo de la zona, Joan Cabré.
Tesauros

Matarraña

Arens de Lledó (Teruel)
Experiencia

Las gargantas de La Matarraña

El Parrisal , Beceite (Teruel)
Localidad

Cretas

Localidad

Calaceite

Localidad

La Fresneda

Monumento

Iglesia Santa María la Mayor

Calle Barón de la Linde, Alcorisa , Alcorisa (Teruel)
Localidad

Tortosa

Monumento

Iglesia de la Asunción

Plaza de la Iglesia, Albalate del Arzobispo , Albalate del Arzobispo (Teruel)

 

Te puede interesar...