Obradores forasteros residentes en Madrid

Con su pan se lo coma

Panes artesanos de 'Casabe Bakery'. Foto: Roberto Ranero.
Panes artesanos de 'Casabe Bakery'. Foto: Roberto Ranero.

Madrid, como buena ciudad cosmopolita que es, acoge panaderías donde poder comprar algunas de las deliciosas versiones que se cuecen por el mundo. Te damos tres direcciones para que pruebes lo mejorcito de cada casa. Toma buena nota.

"A falta de pan, buenas son tortas"; "Contigo, pan y cebolla"; "A buen hambre, no hay pan duro"… Una ojeada al refranero patrio da una idea de que el pan es un ingrediente básico no solo en nuestra cultura.

Este sencillo manjar es el acompañante culinario por excelencia en otros lugares allende nuestras fronteras. En cada uno, a su manera. Recorremos algunas variantes sin salir de Madrid.

Salamat

Junto a la plaza de Lavapiés, está esta pastelería árabe cuya estrella son unos tiernos y jugosísimos dulces sirios y marroquíes (de hojaldre o sémola, con pistachos, almendras, miel…). Eso sí, junto al dulce, siempre hay un sitio reservado al pan.

Con esta bandeja, ¿quién se resiste?
Con esta bandeja, ¿quién se resiste?

"En el mundo árabe se come siempre pan. Es un producto básico y un símbolo muy fuerte para nuestra cultura. Se suele hacer en casa, así que, si entras a una casa árabe y no huele a pan recién hecho es como si no tuviera vida", nos cuenta Mustafá, quien realiza los panes artesanos de la tienda.

Las estrellas del local, los dulces marroquíes.
Las estrellas del local, los dulces marroquíes.

Los que él elabora son los típicos del norte de África. Por un lado, el esponjoso batbut, que se hace a la plancha y es ideal para rellenarlo de lo que se te antoje, y por otro, el pan de la casa, realizado en horno, más contundente y usado normalmente para acompañar los tajines y otros guisos. 

¿Pan de pita o batbut? Me los llevo todos.
¿Pan de pita o batbut? Me los llevo todos.

"Ambos están hechos con harina de trigo, son frescos y 100 % naturales", recalca. En Salamat venden, asimismo, pan de pita, tradicional de Oriente Medio. También está hecho de trigo y, al ser más fino, es muy versátil, ya que se puede abrir o doblar y poner dentro lo que te apetezca.

SALAMAT -  Calle Tribulete, 10. Madrid.

Casabe Bakery

Aunque a muchos no les suene, el nombre de este local da ya una buena pista de por dónde va la cosa. "Se llama casabe a un pan indígena a base de yuca, que se originó en Venezuela", comenta su dueño, Jorge Fernández, natural de Caracas.

Hay escaparates en los que se te van los ojos.
Hay escaparates en los que se te van los ojos.

En efecto, la cosa va de panes venezolanos. Pero no solo se hace pan. "Cuando abrí hace unos meses, quería dar a conocer esta parte de la gastronomía de mi país, aunque fuimos ampliando producto hasta ser una panadería internacional", apunta.

Calentito, recién sacado del horno.
Calentito, recién sacado del horno.

En su obrador, él mismo amasa y hornea panes y dulces artesanos originarios de distintas partes del mundo: pumpernickel alemán, focaccia italiana, scones británicos, cozonac rumano, etc.

Propios de Venezuela elabora los famosos cachitos y golfeados, tunjitas, el relleno pan de jamón, pan andino… "Todo son fórmulas propias, desarrolladas y adaptadas aquí, para las que he hecho muchas pruebas de ingredientes con el fin de lograr los sabores auténticos de cada uno", añade.

¿Cuál eligirías?
¿Cuál eligirías?

Por cierto, a pesar de que las especialidades venezolanas se hacen oficialmente solo de jueves (por la tarde) a sábado, pueden pedirse por encargo cualquier día de la semana.

CASABE BAKERY - Calle Rodríguez San Pedro, 7. Madrid.
Jorge sacando del horno una de sus joyas artesanas.
Jorge sacando del horno una de sus joyas artesanas.

Orio

Este obrador es uno de lo más longevos de Madrid y, además, el único que hornea a diario pan 'kosher' (en la sucursal de Bravo Murillo), término anglosajón usado para denominar los alimentos aptos para los judíos practicantes.

Tanta y tan apetecible variedad que no sabrás qué llevarte.
Tanta y tan apetecible variedad que no sabrás qué llevarte.

"No se les llama así por ser panes o productos propios, sino por estar supervisados, en este caso, por el rabinato de Madrid", explica Carmen Fernández, encargada de 'Orio'.

Una dependienta muestra el 'jalá' judío de los sábados.

"Un representante del rabino, o él mismo, viene aquí cada mañana para controlar las materias primas y el horno, que debe ser específico para evitar la contaminación cruzada, ya que también hacemos bollería que no es kosher".

Jalá en versión unipersonal.
Jalá en versión unipersonal.

Aparte de las variedades habituales de pan (chapata, pan candeal, de espelta, de chía, etc.), los viernes hacen jalá, un pan que sí es de origen judío. Con ajonjolí y un punto dulce, es algo más caro por los ingredientes y por necesitar más tiempo de amasado para darle su particular forma trenzada. "Es el típico del sabbat (sábado) y, aunque se pueden comer otros tipos, suele ser este, dado que es un pan especial para un día festivo", matiza el rabino de Madrid, Moisés Bendahan.

ORIO - Calle Bravo Murillo, 29. Madrid.

Te puede interesar...