Recetas para sobrellevar el día después

2 platos para reponerse de una buena noche de farra

Los huevos siempre han tenido fama de ser una buena cura para las resacas. Foto: Shutterstock.
Los huevos siempre han tenido fama de ser una buena cura para las resacas. Foto: Shutterstock.

Los huevos o las guindillas son dos ingredientes que ayudan a combatir ese mal cuerpo que deja la resaca tras una noche de fiesta. Por eso y porque con dolor de cabeza hay muy pocas ganas de cocinar, proponemos dos recetas sencillas y rápidas que nos ayudarán a sobrevivir al día siguiente de Nochevieja.

Después de la fiesta de fin de año, lo más seguro es que pocos se levanten a la hora del desayuno. Se impone, pues, pensar en algunos platos que sean más que un desayuno tardío, lo que hoy se llama con la moda de incluir anglicismos en nuestro lenguaje diario un brunch.

Lo expertos en este asunto, cocineros de diversos continentes y juerguistas en general, no digo los dietistas, claro está, que hubieran aconsejado beber menos, insisten mucho en que los huevos ayudan a reponerse de una buena noche de farra, así como el arroz y las espinacas. Los huevos a la Benedict, que se tomaban en el 'Waldorf Astoria' por sugerencia de un cliente, cuyo nombre era Benedict, tuvieron fama de ser una buena cura para las resacas, pero tienen quizá demasiada grasa.

El picante de las guindillas tiene también muy buena prensa en esto de ayudar a encajar de nuevo el cuerpo en su situación de normalidad tras la juerga nocturna. Los hay que incluso hablan de que lo mejor para superar una resaca de campeonato es meterse entre pecho y espalda un trago de un espirituoso al levantarse antes del mediodía.

Yo no llegaría a tanto, pero creo que sí se puede pensar en dos platos con huevo y con algunos de los ingredientes aconsejados. He aquí dos recetas muy fáciles –no está uno para mucho esfuerzo culinario en este estado calamitoso de la resaca– rápidas y sabrosas.

Tosta de huevo con espinacas a la crema

  • 1 terrina de 200 ml de nata
  • 200 g de espinacas en hojas
  • 2 huevos
  • 2 tostadas de pan
  • 3 cucharadas de aceite
  • Pimienta
  • Sal
Con esta receta tu estómago resucitará. Foto: Shutterstock.
Con esta receta tu estómago resucitará. Foto: Shutterstock.

TIEMPO DE ELABORACIÓN: 15 minutos

En una sartén calentar una cucharada de aceite y echar las hojas de espinaca lavadas y bien escurridas. Sofreír moviendo hasta que estén mustias y de color verde oscuro. Añadir entonces la nata a la sartén, una pizca de sal, pimienta y nuez moscada rallada. Bajar el fuego y esperar a que las espinacas estén cremosas. Probar de sal y rectificar.

Mientras se cocinan las espinacas, poner en el tostador o bajo el grill del horno dos tostadas de pan de molde, medio mollete o dos rebanadas de pan de ese tamaño.

Calentar otra sartén pequeña con 1 cucharada de aceite y freír un huevo espolvoreado de sal. Cuando esté en su punto, acostarlo sobre la tostada correspondiente sobre la que se habrá puesto la mitad de la crema de espinacas. Repetir el mismo proceso con el otro huevo, la otra cucharada de aceite y la otra tostada. También se puede sustituir el huevo frito por un huevo escalfado. Muy bueno.

Huevos fritos con arroz y salsa de tomate picante

  • 10 cucharadas de salsa de tomate
  • 1/2 cucharada de comino molido
  • 1/2 cucharada de jengibre fresco rallado o en bastoncitos
  • 1 diente de ajo picado
  • 1 vasito (100 ml) de arroz de grano redondo o largo
  • 2 cucharadas de cebolla picada
  • 2 huevos
  • 4-6 cayenas secas o más, según gustos por el picante
  • 4 cucharadas de aceite
  • Pimienta
  • Sal
Una receta rica y rápida para un día de resaca. Foto: Shutterstock.
Una receta rica y rápida para un día de resaca. Foto: Shutterstock.

TIEMPO DE ELABORACIÓN: 20 MINUTOS

En un tazón echar 1/2 cucharada de aceite y añadir el arroz. Revolverlo con una cuchara o espátula, tapar con una silicona e introducirlo en el microondas a media potencia durante 1 minuto. Sacar, remover, añadir 1/2 cucharadita de sal y 2 vasitos de agua caliente del grifo. Revolver, introducirlo en el microondas, cubrir con una silicona y cocinarlo a potencia alta durante 12 minutos. Cuando termine la cocción, dejar reposar otros 2-3 minutos más sin abrir el horno ni destapar el arroz.

Mientras se cuece y reposa el arroz, calentar en una sartén 1 y 1/2 cucharadas de aceite y sofreír la cebolla y el ajo 2-3 minutos con el jengibre rallado, el comino y las cayenas. Antes de que éstas se quemen, añadir la salsa de tomate, bajar el fuego y dejar cocer un buen rato hasta conseguir una salsa bien picante.

Calentar otra cucharada del aceite en una sartén pequeña y freír un huevo. Repetir lo mismo con el otro. Depositarlos en dos platos. Sacar el arroz del microondas. Revolverlo con una espátula pequeña o una cuchara y repartirlo entre los dos platos. Servir con la salsa de tomate bien picante y caliente.

Te puede interesar...