Glamping 'Dehesa de las Yeguas' (Cádiz)

Tiendas safari a diez minutos de la costa gaditana

'Dehesa de las Yeguas', en medio de una tendencia mundial creciente hacia el turismo sostenible, es un camping con glamour que regenta la ingeniera agrónoma Amparo Barón junto al Parque Natural Bahía de Cádiz. Coquetas tiendas safari a lo Memorias de África rodeadas de pinos centenarios, paellas, gazpacho y una pequeña granja que hace las delicias de los pequeños. 

Alcanzar la 'Dehesa de las Yeguas' no es fácil. Su propietaria aguarda en el arcén de una carretera comarcal gaditana, junto a la puerta que da acceso a la finca. Un pequeño rótulo indica la vereda que se pierde en un terreno de unas 400 hectáreas en la antesala del Parque Natural Bahía de Cádiz, en el término municipal de Puerto Real. Lo recóndito del paraje es lo primero que lo hace especial. Al bajar del coche, una casa grande que organiza la instalación y un viejo tentadero, en medio de pinos centenarios y una pequeña granja con caballos, burritos, ovejas, gallinas…, comparten la vida en medio de una nada tan hermosa y silenciosa como es la naturaleza en estado puro.

Lo recóndito del paraje es lo primero que hace especial este 'glamping'.
Lo recóndito del paraje es lo primero que hace especial este 'glamping'.

Amparo Barón, sevillana de raíces gaditanas, dejó atrás sus estudios de ingeniera agrónoma en Gran Bretaña, así como una vinoteca que regentó en su ciudad natal durante ocho años, y volvió a las antiguas tierras de ganado y labranza de su familia en Cádiz. A aquel enorme terruño que recordaba en sus adentros como expresión de máxima libertad, cuando de niña empezaba sus vacaciones escolares. ¿Cómo hacer de eso que tanto le apasiona su medio de vida? y ¿cómo marcar la diferencia turística en una dehesa con tan pocas posibilidades de desarrollo debido a su alta protección medioambiental? En esa conjunción surge la idea del glamping 'Dehesa de las Yeguas'.

Todas las tiendas están decoradas con gusto.
Todas las tiendas están decoradas con gusto.

Con una fuerte penetración en el mundo anglosajón desde hace años, de donde procede esa suma de glamour y camping que da nombre al concepto, la tendencia imparable hacia un turismo sostenible y de naturaleza frente a la masificación de las grandes urbes turísticas han hecho el resto, para que este modelo de negocio se expanda como la pólvora por todo el mundo. "Me pongo a investigar y veo que me divierte mucho el tema de colocar tiendas de campaña como forma de instalar apartamentos efímeros, pero claro, a mí me gustan las comodidades. Venir al campo es muy bonito, pero lo genial es que, además, puedas darte una buena ducha, puedas dormir en una buena cama, e incluso que puedas cocinar", explica la promotora de uno de los ejemplos de esta nueva modalidad de hospedaje que cobra fuerza en España y Portugal de unos años a esta parte.

La sevillana Amparo Barón es la anfitriona del alojamiento.
La sevillana Amparo Barón es la anfitriona del alojamiento.

En una finca familiar inmensa que hunde sus raíces cinco generaciones atrás, Amparo tiene cuatro hectáreas de su propiedad en las que ha ido, año tras año, instalando tiendas safari de unos 35 metros, adquiridas en Pakistán y Países Bajos, cuyo interior ella misma adapta y personaliza. Pequeños y coquetos apartamentos con dos habitaciones, un saloncito con cocina, un baño y un porche.

Todas las tiendas cuentan con su propia cocina.
Todas las tiendas cuentan con su propia cocina.

Todo decorado con mucho gusto —"no quiero que todo esté igual o decorado a base de Ikea"—, con hermosas pinturas de flores y aves que dibuja su hermana Concha, y con calefacción o aire acondicionado, según la época. "Lo he hecho todo a mi gusto, con distribución diferente en cada tienda, el suelo de madera, todo hecho a conciencia y a medida para cada espacio", desgrana. Y vuelve a matizar: "He hecho mucho hincapié en dormir bien y en poder pegarte una buena ducha porque el resto lo tienes fuera, la gente está bastante cómoda". ¿Wifi? "También tenemos; al principio, cuando llegan los huéspedes, nos lo piden, pero luego se olvidan de utilizarlo. Los padres alucinan porque se olvidan de los móviles y las vídeoconsolas. Aquí el wifi se usa poco", comenta entre risas.

El 'glamping' se encuentra en medio de pinos centenarios y cerca de una pequeña granja con caballos, burritos, ovejas y gallinas.
El 'glamping' se encuentra en medio de pinos centenarios y cerca de una pequeña granja con caballos, burritos, ovejas y gallinas.

En todo caso, lo mejor no está en el interior de esas románticas tiendas safari a lo Memorias de África. "La sensación aquí es de mucha privacidad, de libertad e intimidad, las distancias son bastante grandes entre las tiendas, hay mucha vegetación", cuenta la regente de una dehesa que, especialmente, es un auténtico edén para los más pequeños. El perfil de quienes se alojan en este glamping suele ser el de familias con niños, "casi mis principales clientes". "Esto es un paraíso para los niños, como lo era para mí cuando era pequeña. Los padres están como locos, se olvidan de los niños, y les dejan de forma controlada disfrutar de la naturaleza en libertad". ¿Se pierden mucho en tantas hectáreas? "Se pierden más los padres", sonríe Amparo, que explica que para los niños y niñas "los animales son como un imán, inmediatamente quieren darse un paseo en cochecito con ponis o darle zanahorias a los caballos".

Desde la terraza se pueden contemplar las estrellas cuando cae la noche.
Desde la terraza se pueden contemplar las estrellas cuando cae la noche.

Hasta la fecha, las tiendas de la 'Dehesa de las Yeguas' suelen estar ocupadas por clientes holandeses, británicos y alemanes, pero "poco a poco, el turismo nacional empieza a conocer esta modalidad: tiendas de campaña como apartamentos, muy cómodos, en los que realmente la belleza está fuera". Con un cielo limpio de contaminación lumínica, la noche es ideal para contemplar las estrellas, hay observatorio de pájaros —por una marisma cercana pasan infinidad de aves migratorias—, talleres de micología, una arena en el terreno ideal para hacer mountain-bike, e incluso a veces se organizan sesiones de yoga o pilates.

Las tiendas safari tienen unos 35 metros cuadrados y proceden de Pakistán y Países Bajos.
Las tiendas safari tienen unos 35 metros cuadrados y proceden de Pakistán y Países Bajos.

Amparo Barón, que vive a caballo entre Sevilla y su dehesa, es una amante de las recepciones, por eso procura ejercer de buena anfitriona con sus huéspedes. "Soy una loca de los arroces y una de las cosas con las que más disfrutan los clientes es cuando hago paellas; es la estrella de esto y el secreto es que mi bisabuela era valenciana y nos enseñó los secretos… imagínate lo que disfrutan los extranjeros". Por si fuera poco, en el huerto de la finca están todas las hortalizas para un buen gazpacho en verano y si se demanda desayuno, hasta la tienda safari que llega por la mañana. Un camping donde si hubiera un poco más de lujo y comodidades ya habría que empezar a llamarle hotel. Una dehesa ideal para vivir la naturaleza en estado puro y desconectar del mundanal ruido por unos días.

'LA DEHESA DE LAS YEGUAS' - Ctra. del Portal CA-3113 km 3. Buzón 31. Puerto Real, Cádiz. Tel. 687 27 25 14.
 

Más en...