Hotel 'Tancat de Codorniu' (Les Cases d'Alcanar, Tarragona)

Un oasis entre naranjos

familia tancat  codorniu
Desconexión y distancia, ideal para estos tiempos.

Situado a tiro de piedra del Parque Natural del Delta de l’Ebre, a dos pasos de la playa, en un lugar plagado de árboles, pájaros y aire puro, el ‘Tancat de Codorniu’ ha logrado esquivar la desventaja de estar lejos de cualquier urbe para aprovechar precisamente eso: una ubicación paradisíaca en la que olvidarlo todo y a todos.

El 'Tancat de Codorniu' es uno de esos lugares que parece creado para superar cualquier cosa. Una mezcla entre refugio y oasis, alejado de los vaivenes de la civilización. Incluso en estos momentos, en los que todo parece un laberinto y viajar se ha convertido en algo complicado, este gigantesco hotel de más de 40.000 metros cuadrados, a diez minutos de la playa, sigue siendo una apuesta segura: "el espacio es una de nuestras grandes virtudes". Lo cuenta Ángelo Llasera, que gestiona un lugar en el que se mezclan dos piscinas, miles de naranjos, un magnífico restaurante, un montón de hamacas y ocho habitaciones tan bien equipadas, que en realidad el huésped no tendría ninguna necesidad de salir nunca de allí: ni siquiera por los naranjos, las hamacas y las piscinas.

Hotel Tancat de Codorniu. Exteriores
El hotel cuenta con dos piscinas, miles de naranjos, un restaurante, un montón de hamacas y ocho habitaciones.

"Solo tenemos ocho habitaciones porque ese es el modelo que nos gusta: son estancias muy grandes, tienen hidromasaje, sitio de sobra para una familia, algunas tienen sauna. Es un modelo que podemos aplicar aquí y está pensado para que estés a gusto tanto dentro como fuera", explica Llasera. La historia familiar es bastante sencilla: su padre, arquitecto, pasó un día por la propiedad y decidió que podía ser una buena inversión. Su hijo, Ángelo, estudiaba Turismo y se unió al proyecto tal como acabó su carrera. "El sitio se llama el 'Tancat de Codorniu' –tancat significa vallado– por culpa de Alfonso XII. El rey vio el lugar, se encariñó de él y se lo quedó. Luego pensó que estaría bien poner unos muros, porque al fin y al cabo el sitio era suyo. Así quedó la cosa hasta que cambió de manos", explica el dueño del establecimiento.

naranjos tancat codorniu
La finca donde se ubica el hotel está rodeada de naranjos.

La propiedad queda en la población de Les Cases d’Alcanar, en medio de lo que llaman "el oasis tarraconense", un rincón tranquilo cerca –a un tiempo– de la costa, que goza de lo mejor del Delta del Ebro (a tiro de piedra) y de la excelente gastronomía del interior. A pocos kilómetros, el amante del buen comer tiene, por ejemplo, 'L’Antic Molí' (Recomendado por Guía Repsol) y 'Les Moles' (2 Soles Guía Repsol), así que, si había alguna excusa para no visitar la zona, debería estar ya liquidada.

'Hotel Tancat de Codorniu'. Habitación
Las habitaciones son espaciosas, perfectas para ir en familia.

Detalles de hotel pequeño 

Para los que deseen visitar la zona, más allá de la comentada paz (en términos absolutos, no se oyen voces, ni tráfico, ni nada que no sean pájaros dedicados a la procrastinación. "Lo que ofrecemos aquí es una pausa. Vienes aquí, te instalas, y al cabo de unos minutos ya has olvidado todo. Los hoteles urbanos están conectados a la ciudad de un modo constante. Sales a la calle y ahí la tienes; el 'Tancat' es como un pequeño pueblo. Si quieres, puedes salir y en cinco minutos tienes la Parroquia de Sant Miquel y la Ermita del Remei, que son dos atracciones locales de Alcanar que vale la pena visitar. Pero también puedes quedarte en nuestra casa, tumbarte en una hamaca y olvidarte del mundo", cuenta Llasera.

habitaciones tancat codorniu
El hotel está preparado para el relax de los clientes.

Las habitaciones del lugar son algo que vale la pena destacar: todas son tamaño suite, algunas disponen de espacios dobles, para que si uno decide llevarse a toda la familia no pierda ni un centímetro de intimidad. Algunas están a dos metros de la piscina; otras a cinco del restaurante. Todas tienen bañera de hidromasaje, algunas además incorporan una sauna para tres personas. Las camas son lo que en términos anglosajones llamamos king size y todo está mimado hasta el último detalle. Cosas de ser un hotel "pequeño" en un enclave gigantesco.

El desayuno es igual de generoso, y aunque las cosas han cambiado y el bufé también –las medidas antipandemia han sacudido muchas cosas– sigue siendo un banquete. Por supuesto, no hace falta decirlo, el zumo de naranja es maravilloso. Habitual si uno es de la zona, sorprendente si uno llega de la gran ciudad: sabe a naranja.

platos tancat codorniu
Arroces, pescado y carnes de gran calidad.

La última clave del 'Tancat' es su restaurante. "La idea es crear un enclave gastronómico, por si te apetece quedarte a comer aquí. En esta zona tenemos un nivel muy alto en lo que respecta a la alta cocina y somos plenamente conscientes de ello, pero creemos que podemos ofrecer una buena alternativa. Estamos trabajando en ello", explica el propietario. La pandemia cortó de raíz algunos de los planes del establecimiento, pero no pudo acabar con el empuje de otros.

Hotel Tancat de Codorniu. Restaurante
El restaurante invita a que la gente se quede aún más tiempo en el hotel.

"Estamos construyendo otro edificio", dice el propietario con una sonrisa de oreja a oreja. "Nuestra especialidad son las bodas, las hacemos bien, la gente lo sabe. En esta zona no hay nadie que haga tantas como nosotros, y –como te decía antes– el espacio es fundamental: la idea de que puedas esquivar las multitudes, de que hay sitio de sobra para ti, aunque vengas con cien invitados. Si sumas a eso que tenemos un gran servicio de catering y hacemos buenos cócteles, creo que no es necesario añadir nada más. En estos tiempos, en los que ver aglomeraciones nos inquieta, tenemos el placer de ofrecer un bien preciado, al que pocos pueden acceder: muchos, muchos metros cuadrados (sonríe)".

'TANCAT DE CODORNIU' - Crta N-340, km. 1059. Les Cases d’Alcanar, Tarragona. Tel. 977 73 71 94.