Hotel ‘Fresneda María’ (Villanueva del Rosario, Málaga)

El cortijo que viaja al siglo XXI con una piscina infinita

Piscina Fresneda María
La piscina infinita del hotel 'Fresneda María' es un lugar ideal para olvidar el estrés entre olivares.

'Fresneda María', hotel recomendado solo para adultos, se basa en dos contundentes argumentos: tranquilidad y naturaleza para olvidarse del mundo. Más allá, Villanueva del Rosario -en el interior de Málaga- ofrece un entorno en el que hay tantos planes que siempre faltan días para vivirlos todos. Habrá que volver.

En el corazón de la provincia de Málaga hay una piscina sin fin escondida entre olivos. Un cortijo centenario con 20 habitaciones silenciosas. Un atractivo edificio de arquitectura contemporánea que abraza la ruralidad. Un singular restaurante de precios asequibles y, para rematar, un servicio de spa y masajes. Son algunas de las señas de identidad del hotel ‘Fresneda María’, a las afueras del municipio de Villanueva del Rosario, que afronta su primera temporada completa. Lo hace en una ubicación con una repleta oferta de turismo activo y rodeado de atractivas poblaciones para visitar. Pero que, principalmente, se reivindica como un confortable oasis donde olvidar la rutina. Una demostración de que hay vida más allá de la Costa del Sol.

Noelia Blanco Fresneda María
Noelia Blanco, jefa de recepción del hotel, cuenta con una larga experiencia en hoteles rurales.

Que tumbado en la hamaca al borde de la piscina puedas pedir, desde tu teléfono móvil, un cóctel que llega diligente, dice mucho sobre que a ‘Fresneda María’ se viene a descansar. La brisa suaviza las altas temperaturas veraniegas de la comarca y es casi el único rumor que se oye en el silencio: en estas instalaciones, recomendadas solo para adultos, apenas se escucha el sonido de los pájaros y el de las ramas de los árboles meciéndose. Esa calma es una de las claves de este proyecto puesto en marcha por la familia Quintero, que ha recorrido para conseguirlo un trayecto complicado. Y largo. Para convertir este sueño en realidad han hecho falta 25 años.

Cortijo Fresneda María
El antiguo edificio del cortijo ha sido remodelado para albergar diez habitaciones.

“Adquirimos la finca de olivos con el viejo cortijo en 1995. Luego empezamos a idear un proyecto para él y pensamos en convertirlo en casa rural. Hasta que unos amigos arquitectos nos propusieron hacer un hotel moderno y diferente. Nos pareció una gran idea, así que apostamos por ello”, cuenta Antonio Quintero, gerente del establecimiento. Los amigos de los que habla es el equipo de Gana Arquitectura, con sede en Málaga, que no solo proyectó una remodelación integral del edificio original, también dibujó uno nuevo integrado en la naturaleza que lo rodea a base de equilibrio entre tradición y actualidad. Sus líneas rectas invitan ahora a la calma y las habitaciones a la desconexión más absoluta.

Habitación cortijo Fresneda María
Las vigas a la vista y una decoración rústica son las características principales de estas habitaciones.

Ubicación estratégica para el disfrute

El primer intento para desarrollar el proyecto fue en 2005, pero las trabas burocráticas hicieron que la familia se lo pensara. Puso sus miras en otros proyectos hasta rearmar dos espacios de apartamentos turísticos en el centro de Málaga y un hotel boutique, ‘Villa Lorena’, en la zona de El Limonar, al este de la capital malagueña. En 2017 la vieja idea volvió a la superficie y, tras 18 meses de obras, dispuestos a abrir, llegó la pandemia. “Fue un gran golpe”, cuenta Quintero. El alojamiento se inauguró tímidamente en julio, pero los cierres perimetrales les obligaron a la clausura apenas empezó el otoño. “Sabíamos que la apertura iba a ser por poco tiempo, pero nos podía servir para ver cómo funcionaba el producto. Aunque ni para eso dio tiempo”, añade el responsable.

Baño Fresneda María
Las restricciones decretadas por la pandemia han hecho que la apertura real se haya postergado un año.

El pasado Jueves Santo -1 de abril- ‘Fresneda María’ volvía a la actividad con la idea de no volver a cerrar en ningún momento del año si la crisis sanitaria lo permite. Hasta ahora el turismo nacional ha sido mayoritario, pero con la apertura de fronteras y la recuperación turística los visitantes extranjeros han equilibrado la balanza. Unos y otros buscan lo mismo: la tranquilidad y la sensación de estar en un lugar apartado sin estarlo. Basta mirar el mapa para comprobarlo. Antequera se encuentra a 15 minutos; Málaga a media hora; Granada a 45 minutos; el Caminito del Rey a 50 minutos; Córdoba a una hora y media, y Sevilla a dos horas. Es como viajar a todos los sitios -o a ninguno- a la vez.

jacuzzi Fresneda María
El 'jacuzzi' es uno de los lugares más frecuentados por los clientes que buscan el relax.

La veintena de habitaciones están repartidas en dos edificios. Hay diez en el viejo cortijo. Se caracterizan por tener vigas en unos techos bajos, manteniendo el carácter original del edificio, así como excelentes vistas y una decoración de estilo rústico que integra los olivos de la finca donde los Quintero fabrican su propio aceite. Hay otra decena de habitaciones en un nuevo y espigado inmueble tan atractivo que ha sido nominado por Archdaily al Mejor edificio del año 2021.

Las panorámicas desde sus terrazas son excelentes y, esta vez, la decoración es contemporánea, con lámparas nube formada por plumas, espejos y elementos que mejoran la experiencia. Ha sido una labor realizada por Fana Interiorismo, que ha jugado con el entorno para crear confort en cualquier rincón. “Al final son casi dos hoteles en uno”, afirma Noelia Blanco, jefa de recepción que antes de llegar aquí ha pasado una década al norte de Ibiza a cargo del alojamiento rural ‘C’as Pla’, para más tarde pasar por el ‘Barceló La Bobadilla’, en tierras granadinas.

Salón Fresneda María
El hotel cuenta con diversos espacios confortables, como el saloncito de lectura.

Planes para aventureros y sedentarios

“La experiencia nos está demostrando que hay quien prefiere no salir jamás de aquí, pero también quien busca hacer sus excursiones y conocer el entorno”, añade Blanco. Para la clientela que opta por el primer plan existe una belleza en forma de piscina infinita, un spa con jacuzzi y sauna -el precio de la habitación incluye 30 minutos a modo de bienvenida- y un masajista los fines de semana para terminar de olvidarse del mundo.

Edificio nuevo Fresneda María
El diseño del nuevo espacio ha conseguido la nominación de Archdaily al Mejor edificio del año 2021.

El restaurante ofrece desayunos, almuerzos y cenas para no tener ni que salir de un recinto salpicado de rincones llenos de encanto. Ya sea en unas mesas a la sombra de un alto pino, el brillo de las verdes hojas de las higueras o un pequeño saloncito de lectura con chimenea para el invierno. Mientras llega, el chill out junto a la piscina invita a alargar la velada y agradecer la fresca que cae cada noche.

Habitación nueva Fresneda María
Las habitaciones del nuevo edificio del hotel destacan por su decoración contemporánea.

Para los segundos, más activos e inquietos, el hotel dispone de bicicletas de montaña en alquiler y gestionan actividades de turismo con empresas de la zona, ya sea la práctica de kayak en el cercano pantano de Iznájar o rutas a caballo en el entorno. Pacientes, su personal explica todos los detalles de abundantes rutas senderistas cercanas para que nadie se pierda. La Gran Senda de Málaga pasa prácticamente por la puerta y la sierra de Villanueva del Rosario ofrece numerosas alternativas para caminar por los conocidos popularmente como Pirineos malagueños. Son un grupo de montañas calizas territorio de la cabra montés y por las que transcurren numerosos caminos y senderos señalizados, además de diversas vías ferratas y paredes para la práctica de escalada. Será por opciones.

Restaurante Fresneda María
El restaurante, con ventanales abiertos al entorno, ofrece una cocina 'gourmet' a precios asequibles.

Cocina 'gourmet' con sabores malagueños

Esas mismas montañas enmarcan la panorámica desde el restaurante, repleto de ventanales que miran al sur. A un lado, cómodos sofás dotan de confort al espacio. Al otro, un puñado de mesas invitan a sentarse y dejarse llevar. Sobre ellas se sirven los platos elaborados por la chef Mariola Fernández, formada en la reconocida escuela de cocina La Cónsula, en la ciudad de Málaga. “Nuestra filosofía es la de una gastronomía gourmet, con productos típicos de la zona y propuestas internacionales”, advierte Fernández.

Hamburguesa Fresneda María
La hamburguesa de calamares con pan negro y ensalada americana es una de las estrellas de la carta.

Ahí caben desde el salmorejo, el bacalao al pilpil o la hamburguesa de calamares con pan negro y ensalada americana, hasta espaguetis de calabacín con tomate cherry confitado, ceviche de trucha o rollitos thai de carrillada. Hay clásicos que no fallan, como la tabla de ibéricos, “una de las que más demanda el turismo extranjero”, sostiene Fernández.

Mariola Fernández Fresneda María
La chef Mariola Fernández, formada en la escuela La Cónsula, comanda la cocina del restaurante.

A pesar de que la zona supera los 30 grados en verano con frecuencia y alcanza los 40 con demasiada normalidad, el restaurante es también un lugar fresco. Solo mirar por sus ventanales da hambre. Y los sabores locales invitan a sentirse como en un pícnic en plena naturaleza. Eso sí, en uno cómodo donde te ponen todo por delante y puedes brindar con ricos vinos de Ronda y Granada.

Mousse Fresneda María
La 'mousse' de chocolate hace que los clientes no quieran despedirse del hotel.

Los vinos de la bodega Lunares y el 6+6 de Chinchilla son de los más recomendados, como Guindalera y Castillejos de las bodegas granadinas Calvente. La tarta de zanahoria, la mousse de chocolate o la espuma de arroz con leche dan el toque dulce final. Quizá sea el momento de una reconfortante siesta, de relax en la piscina o de saborear la tarde con un cóctel. A estas alturas, ya es fácil entender por qué de aquí no apetece salir. ¿Para qué?

'FRESNEDA MARÍA' - Camino de la Fresnedilla, Fuente Teja, s/n. Villanueva del Rosarioa, Málaga. Tel 952 20 76 91