Chiringuito 'Florida Mijas Beach' (Málaga)

El Caribe malagueño en el que cocina Iván Cerdeño

El 'Florida Mijas Beach', a pie de playa.

Si la primera impresión es la que cuenta, la que ofrece el 'Florida Mijas Beach' marca de por vida. La imagen que da la bienvenida mezcla el verde tropical de los helechos colgantes y notables kentias con el azul marino que ofrece, más allá de las ventanas, el mar Mediterráneo. Hay sillas y lámparas de mimbre, suena buena música y un cóctel bar recibe en los primeros pasos. Es un momento que desorienta. Como si traspasar la puerta significara un viaje a la Costa Azul francesa o a un club de la Cuba de los años 50 del siglo pasado. Pero no, Saint Tropez queda lejos y La Habana, mucho más. Esto es Mijas, en la Costa del Sol. Para qué viajar miles de kilómetros cuando todo lo tenemos en casa.

A un paso de la autovía A-92 pero con el único sonido del rumor de las olas, que rompen apenas a unos metros, 'Florida Mijas Beach' abrió sus puertas a finales de junio. El ambiente tropical de su interior se completa con bonitas láminas de cocoteros y palmeras y una sensación de que en cualquier momento comenzará la música de Jane Birkin y Serge Gainsbourg. O de que poco falta hasta que llegue a tus manos un cóctel que sazone cualquier jornada del verano malagueño. A 40 kilómetros de Málaga y 20 de Marbella, es la tercera pica del grupo Florida, tras las puestas en Madrid y Valencia. Esta vez con más de 3.000 metros cuadrados en los que saborear cualquier hora del día y, casi, de la noche.

Está a un paso de la autovía A-92 pero con el único sonido del rumor de las olas del mar.

A su salón principal se suma una gran terraza cuyas mesas son el lugar perfecto para dejarse llevar en cualquier almuerzo o cena. Tras su barandilla, unos metros más abajo, suenan chapuzones. Apenas hay que asomarse para encontrar uno de los secretos de la casa: un beach club con piscina, que aporta el toque informal y refrescante para el caluroso verano malagueño.

Florida Mijas Beach: clientes
Entre los primeros clientes de este verano estaba la influencer Marta Carriedo.

Es el lugar donde los cuerpos esculturales se tumban al sol al son de la buena música electrónica, que llega a diario desde el hilo musical y en sesiones de DJ cada fin de semana. Actuaciones musicales en vivo completan la fiesta, como una completa carta de cócteles. Más hamacas, esta vez en plena playa, añaden alternativas. Elijas la que elijas, quedará bien en tu Instagram.

Florida Mijas Beach: personal de sala
El chiringuito cuenta con 60 personas entre personal de cocina -16- y sala.

"Es un lugar para divertirse, refrescarse, pasar un día fantástico y, claro, también comer bien" resume Iván Cerdeño, chef con 2 Soles Guía Repsol en su restaurante homónimo ubicado en el Cigarral del Santo Ángel Custodio, en Toledo. Nacido en Mocejón, al norte de la ciudad toledana, ha viajado a Mijas para cambiar sus habituales carnes de caza y verduras por sopas refrescantes, arroces y pescados. Él es el encargado de la dirección gastronómica del 'Florida Mijas Beach', como también lo es del espacio ubicado en Madrid. "Es un regalo que contaran con nosotros para estar en un proyecto de estas características", subraya Cerdeño, que cuenta con 60 personas entre personal de cocina –unos 16– y sala.

El chef Iván Cerdeño es el encargado de la dirección gastronómica del 'Florida Mijas Beach',

Cerdeño se ha adaptado al entorno. "Si en Toledo cocinamos Toledo, aquí tocaba comerse la Costa del Sol", cuenta el cocinero, que ha tirado de contactos para guiarse entre proveedores de los que surtirse de productos del litoral malagueño y gaditano, a apenas unos kilómetros al oeste. A pesar de su larga experiencia en cocinas de Londres, Barcelona o Pamplona está encantado con los productos andaluces. "La despensa de esta zona es infinita", relata el chef.

La mesa se va llenando con propuestas a base de productos del entorno.

De la sierra llegan carnes y del mar especies que le han sorprendido, como el borriquete, muy venerado en Cádiz. "También el pargo, al que estamos sacando mucho provecho en tiraditos, guisos, salsas, estofados… todo muy rico", asegura. Salazones caseras, platos refrescantes, marisco y arroces conforman la carta ideada por Cerdeño y su equipo. Todos se han trasladado en verano a Málaga y, en septiembre, cuando reabra el restaurante de Toledo, compaginarán ambos escenarios, ya que 'Florida Mijas Beach' abrirá durante todo el año.

De la sierra llegan carnes y del mar especies que han sorprendido al chef, como el borriquete, muy venerado en Cádiz.

Aunque en el beach club existe la posibilidad de tomar ensaladas, poke y sushi, es en el restaurante 'Palmira Mijas' –una planta más arriba, la principal y en el que se deja ver la mano de Cerdeño– donde merece la pena ponerse a la sombra para disfrutar del menú con vistas al mar, brisa marina y una mesa que se va llenando con propuestas a base de productos del entorno. Una de ellas es la porra antequerana, que llega suave, ligera y luminosa acompañada de dados de tartar de atún, polvo de jamón, huevo, aceite de albahaca, crujientes de pan, brotes y alguna flor.

Aquí la siesta es obligada.

Otra forma de adentrarse en la cocina del local es el tartar de atún aliñado con una salsa de tomate frito muy reducida sobre una base de huevos fritos y patatas. También aparecen en la carta las croquetas de jamón que ganaron el premio a Mejor croqueta de jamón del mundo en Madrid Fusión 2020, unos mejillones al estilo Jaqueline, ajoblanco con atún o una versión fría del gazpachuelo, así como unos langostinos de Sanlúcar al estilo termidor o una berenjena frita con miel de romero de Ronda.

A su salón principal se suma una gran terraza y un beach club.

Calamar frito a la andaluza o puntillitas surgen de la freiduría. De las brasas, varios arroces: de marisco, meloso, ibérico con pluma y verduras o en paella tradicional. También una fideuá con pulpo sobre un fondo de galeras, un crustáceo tan sencillo y humilde como potente para dar sabor a los caldos. Entre el pescado destacan distintos cortes de atún –morrillo, parpatana, lomo y ventresca– además del tartar, así como el borriquete frito entero. También hay opciones para carnívoros, como las chuletillas de chivo rondeño o la pluma ibérica de bellota en adobo marroquí y tirabeques alteados.

El punto dulce lo ponen los postres.

El punto dulce lo ponen los postres, donde destaca el parfait de fruta de la pasión con frutos rojos de temporada o la rica pastela con anís estrellado, cúrcuma, cardamomo y otras especias que homenajean la huella árabe en Málaga. "Esta tierra nos ofrece muchos productos y nos está permitiendo cocinar cosas muy interesantes", subraya Cerdeño.

El ambiente del chiringuito es de lo más tropical.

Tras el menú nada como dejarse llevar escaleras abajo hasta caer en una de las hamacas a pie de piscina. Aquí la siesta es obligada. No tanto por obligación ni costumbre –Andalucía es tierra de demasiados tópicos– sino, esta vez, porque queda tarde y noche por disfrutar y hay que recargar energías. El beach club, denominado Lighthouse, abre hasta las tres de la mañana y no hay que perderse un momento. Esto es la Costa del Sol y, en estos tiempos más que nunca, hay que saborear cada minuto.

'FLORIDA MIJAS BEACH' - Calle Carabelas, 9. La Cala de Mijas, Málaga. Tel. 951 06 88 07.