Hotel 'La Serena' (Altea, Alicante)

Un rincón para enamorados en el pueblo blanco del Levante

Hotel 'La Serena' (Altea, Alicante): vistas desde la azotea
Relax y desconexión total son las dos promesas que ofrecen los propietarios del hotel 'La Serena', en la localidad levantina de Altea.

En medio de su impresionante casco histórico, al final de una estrecha calle de casas encaladas, las parejas de enamorados tienen en Altea un rincón solo para ellas. Los propietarios del hotel 'La Serena' prometen a sus huéspedes una desconexión completa, un hospedaje donde dejarse llevar por la tranquilidad que ofrece un entorno de tonos cálidos y brisa marina en uno de los rincones del Levante donde la luz es la absoluta protagonista.

Si de algo presume la pequeña localidad costera de Altea es de tranquilidad. No ha esquivado el boom turístico que sacude desde hace décadas al Levante, pero sí ha logrado conquistar a sus visitantes por esos paseos eternos por calles empedradas en cuesta y casas encaladas, donde la cegadora luz del Mediterráneo se refleja en cada rincón. En uno de esos recovecos, donde da gusto perderse sin rumbo, el hotel 'La Serena' ofrece a sus huéspedes un espacio de relax y desconexión total, ideal para parejas que quieren vivir una apasionada escapada romántica.

Hotel 'La Serena' (Altea, Alicante): bañera en la suite
La suite principal cuenta con bañera junto a la cama y una terraza con vistas al pueblo y el mar.

El pequeño edificio, de tres plantas, conserva la fachada original de la antigua escuela que fue. "Hace 10 años, la farmacéutica Eli, muy conocida en el pueblo, montó un hotel, que tenía el reclamo gastronómico de estar asesorado por un laureado chef de la vecina provincia de Albacete. Luego lo compró un matrimonio de belgas, que vivían en Calpe, y hace casi dos años tomaron el testigo otros belgas, que son los actuales propietarios", explica el director del hotel, Paco Gil.

Hotel 'La Serena' (Altea, Alicante): hall y recepción
Madera y piedra son protagonistas de la minimalista decoración, junto a los tonos cálidos propios de la casa alteana.

De la antigua escuela solo se conserva el suelo hidráulico de la recepción. Del proyecto de los primeros belgas, el hecho de ser un alojamiento adults only, sin niños ni mascotas, y donde la desconexión es el principal atractivo que se ofrece a los clientes, "además de una atención muy personalizada". "Al principio teníamos muchas parejas extranjeras, pero últimamente nos estamos haciendo un hueco entre las opciones del público nacional", reconoce Gil.

El hotel cuenta con once habitaciones y un apartamento dúplex. La piedra y madera en la construcción, y los tonos blancos, "propios de la casa alteana", son los protagonistas, con una decoración muy minimalista. La bañera instalada junto a la cama de la suite y las duchas abiertas, sin mamparas, seguro que dan mucho juego a las parejas más apasionadas.

Hotel 'La Serena' (Altea, Alicante): habitación
El diseño de las habitaciones, con la ducha integrada, obliga a tener una estrecha confianza con el acompañante.

La habitación superior cuenta también con un amplio balcón, desde donde es difícl no enamorarse con las vistas: a la izquierda, la silueta rocosa de Bernia penetrando en las aguas del Mediterráneo; a la derecha, las casas escalonadas de Altea, coronadas por la cúpula azul y la torre de la iglesia de Nuestra Señora del Consuelo.

Hotel 'La Serena' (Altea, Alicante): comedor
En la cocina, según el director, triunfa bastante el particular 'crush-sandwiche' de la cocinera Loli.

Otros dos espacios que destaca el director del alojamiento son la piscina, muy concurrida los días de calor –"que son muchos en esta zona de la Marina Baja"–, y el spa de la planta baja, "muy solicitado, pues lo reservamos para que las parejas puedan hacer uso privado del mismo".

Hotel 'La Serena' (Altea, Alicante): piscina y vista al pueblo (apertura)
Con el buen tiempo, la piscina es uno de los rincones más solicitados por las parejas.

Altea ofrece varios atractivos para sus visitantes todo el año. Es cierto que su playa de cantos rodados no la convierte en la más concurrida de la comarca, pero sus aguas cristalinas sí atraen a los amantes del buceo o de la práctica del kitesurf en la desembocadura del río Algar. Para los que les gustan las caminatas con vistas espectaculares, las cercanas sierra de Bernia y el Parque Natural de la Serra Gelada tienen recorridos donde agotar los Gb de memoria del teléfono móvil haciendo fotografías. ¡Que no se te olvide sacar, al menos en alguna, también a tu pareja!

HOTEL 'LA SERENA' - Carrer Alba, 10. Altea, Alicante. Tel. 966 88 58 49.