Como súper héroes que, en vez de volar, surcan las blancas laderas de la estación de Valgrande-Pajares, nos disponemos a subirnos a los esquís y empezar nuestra aventura en la cima del puerto de Pajares, frontera entre Asturias y León. El sol se refleja en la espléndida nieve, y el aire de la montaña nos refresca el rostro antes de empezar. Allí, el teleférico nos eleva hasta las alturas para que después nos deslicemos por las pistas como si de un tobogán se tratara. Verde, azul, roja o negra, Valgrande-Pajares cuenta con una amplia gama de zonas de nieve para todos los públicos, desde los más novatos hasta los más experimentados. Para los no tan clásicos, en lo que a deportes de nieve se refiere, también podemos practicar el snowboard, si es que conseguimos mantener el equilibrio sobre la tabla. Y, como todo superhéroe, tenemos que coger fuerzas para seguir nuestra misión y no hay mejor sitio que la cafetería de la estación, donde podremos admirar las vistas de todo el puerto de Pajares a la vez que degustamos la mejor gastronomía asturiana. Pero a la estación de Valgrande-Pajares no solo le gusta vestirse de blanco y subirse en una tabla de snow o unos esquís; también le encanta lucir sus montañas verdes y frondosas y acoger a los senderistas y triatletas que se suben a la bici.

Localización

Estación Invernal y de Montaña Valgrande-Pajares Brañillín, 33693 Pajares (Lena) Asturias