Subirse al teleférico de Fuente Dé

Camaleño (Cantabria)

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

San Vicente de la Barquera y el monasterio de Liébana, en Potes, los Picos de Europa cántabros y el valle de Liébana son el eje principal del Camino Lebaniego. La opción turística por excelencia de la comarca es el teleférico de Fuente Dé (municipio de Camaleño). Solo la subida merece la pena. Los pasajeros, en especial los más pequeños viven una experiencia inolvidable en el corto vuelo de poco más de tres minutos -a una velocidad de 10 metros/segundo-, que les lleva ochocientos metros por encima del valle (1.823 metros de altitud sobre el nivel del mar). Al mundo de la alta montaña de los Picos de Europa.

No hay nada que temer. En verano los Picos son asequibles por algunos senderos y caminos. El más recomendable es la cómoda pista que, sin la menor dificultad, lleva en un kilómetro escaso hasta la Horcadina de Covarrobres. Hay que cruzarla y asomarse a la otra vertiente para contemplar los prados de Áliva. Los más entrenados pueden continuar. A partir de este momento y hasta el final irán siempre cuesta abajo. Pasarán junto al Chalet Real, donde durmió Alfonso XII a finales del siglo XIX y concluir en la localidad de Espinama, en un recorrido de 11,5 kilómetros. Ni que decir tiene que la ruta debe evitarse ante la menor sospecha de mal tiempo.

Localización

Teleférico de Fuente Dé