{{title}}
{{buttonText}}

Virgen del Rosario en Chapinería

Chapinería, Madrid

Compartir

La Virgen recibió tal título tras su intervención en la batalla de Lepanto, consiguiendo la victoria por parte de los cristianos. San Pío V fue quien, consciente del poder de la devoción al Rosario, pidió a todos los cristianos que lo rezaran y que suplicaran a la Virgen el auxilio ante el peligro, es decir, la batalla. Desde entonces arraigó la devoción a Nuestra Señora del Rosario.