Amurrio

Amurrio

Información turística: 945393704

Web información turística

A vista de pájaro, el cañón de Delika poco tiene que envidiar a cualquier pariente americano. Su salto de agua de 270 metros impresiona al visitante y, al mismo tiempo, sirve de prólogo para el espectáculo en tres actos que se va a encontrar en Amurrio. Siguiendo el curso del río Nervión, los paisajes verdes que se extienden por el Valle de Ayala ya nos dejan con la boca abierta. Y se van complementando, para no dejar nunca de sorprender, desde el parque Garrastatxu, en el parque natural del Gorbea, hasta Goikomendi Kuxkumendi, un antiguo espacio forestal que invita a mimetizarse con el entorno. Y no dejamos de lado Aresketamendi, un parque museo dedicado a las energías renovables en el que el sol, el agua y el aire juegan a crear un entorno didáctico de inmensa belleza.

Si la Naturaleza generosa del municipio no bastase, la historia tampoco se ha olvidado de la villa y la ha premiado con ilustres edificios nobles. Caminando por su casco urbano nos topamos con los palacios de Urrutia, de Larrako o la Casa-torre Ugarte, lugar al que hay que ir si queremos estar informados de la vida cultural de la localidad. El recogimiento también está a nuestro alcance, en la ermita de San Antón y en la iglesia de Santa María, donde encontramos un compendio de arte religioso a medio camino entre el gótico y el renacimiento, así como un retablo que es una obra única.

El tercer y último acto viene a deleitarnos el paladar, porque el buen sabor de boca está garantizado en el recorrido. Basta con una visita al Museo del Licor, donde aprendemos sobre la evolución de bebidas como el pacharán y se rinde homenaje a las destilerías Manuel Acha, la empresa más antigua de Euskadi, que contó con su propio equipo ciclista; por ello, en el mismo edificio se encuentra el Museo de la Bicicleta. Y, dado que estamos en tierra de la denominación de origen Arabako Txakolina, una visita a alguna de sus bodegas para maridar pintxos y txacoli rematará la impresión de que estamos en una localidad mil veces bendecida.

Los amurrianos cuentan con una escultura que los representa a todos. Con esa idea fundió Ángel Camino, su autor, las 31 toneladas de acero que desde 2003 presiden el parque Juan de Urrutia. Desde entonces, cada año se homenajea con una reproducción en miniatura al grupo o la persona que han destacado en la promoción de la localidad.

Planes en Amurrio

Ver todos