{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Castillo de Garcimuñoz

Literatura y arte en una villa imprescindible

Compartir

Rodeado por cinco cerros, el mayor atractivo de Castillo de Garcimuñoz, villa catalogada como Conjunto Histórico Artístico, es su imponente castillo. Aún mantiene su estructura y es visitable. La puerta de acceso, de estilo gótico isabelino y con el escudo de armas de Enrique IV de Castilla, dan la bienvenida a esta fortaleza de planta cuadrada. Su primer dueño fue Garcimuñoz, caballero de Alfonso VIII durante la conquista de Cuenca. Después pasó a manos del infante don Juan Manuel y posteriormente a Juan Pacheco, que lo amplió con un área residencia en el siglo XV.

Tres siglos más tarde se construye la iglesia de San Juan Bautista en el interior. Dentro del casco urbano también se puede apreciar la presencia de las tres culturas que convivieron en la ciudad desde las casas señoriales rematadas con blasones nobiliarios y los conventos cristianos de los Agustinos y la iglesia de San Juan Bautista, el barrio judío que renombraron como Garcijudea o el Romeral alto que fue el barrio árabe. La Casa Gótica, del siglo XIV, es otro de los principales reclamos de este municipio próximo al nacimiento del río Rus.

Contacto