Chamartín

De lo vetón hasta la actualidad

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Localidad de unos 90 habitantes sobre la carretera AV1110, a 26,8 km de Ávila.

Es un pueblo abulense pero también es un pueblo vetón. Lo anuncia el gran verraco (tótem de un toro) que preside la plaza, uno de los cinco hallados en el castro de la Mesa de Miranda, situado al norte del término municipal. Y lo explica el aula arqueológica sobre el yacimiento, instalada en las antiguas escuelas. Así que su actividad turística, además de disfrutar los paisajes de dehesa y de afloraciones rocosas, vive hoy de quienes vivieron hace dos mil años.

No es para menos teniendo en cuenta la importancia del castro, aupado en una posición elevada para facilitar la defensa: cimientos ciclópeos, tres recintos amurallados para resguardar personas y animales (la vetona fue una sociedad belicosa y ganadera, de ahí su veneración por el toro en los verracos), foso y campos de piedras hincadas para frenar los ataques, además de una necrópolis con más de 2.000 tumbas exhumadas hasta ahora, nada menos.

Además de algunas pétreas edificaciones serranas y la iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, el pueblo conserva ejemplos de un estilo de vida tradicional más reciente: un potro de herrar y el lavadero de mediados del siglo XIX, con una “tecnología” no muy diferente a la que usarían dos milenios atrás aquellos ancestros abulenses.

Contacto

Localización