{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Conca de Dalt

Aires medievales en la entrada al gran Pirineo

Compartir

Conca de Dalt, municipio conocido también como el Pont de Claverol, es el aperitivo que abre el apetito en la incursión al gran Pirineo. Sobre las aguas del embalse de Sant Antoni, en la margen izquierda de la cuenca del río Noguera Pallaresa, este enclave recibe al viajero en el norte de la comarca del Pallars Jussà.

Es esta una tierra de barrancos, riberas y bosques de robles y pino negro en la cotas medias y de abeto en las cimas de las sierras de Boumort. En este escenario, el desfiladero de Collegats, y sus nuevas propuestas de deportes de aventura, enlaza el visitante con los primeros exploradores. La población principal del término es el Pont de Claverol, dedicado históricamente a la tradición de los raiers, trabajadores de la madera que transportaban los troncos haciendo con ellos grandes barcazas para surcar el río. El Museo dels Raiers estudia y divulga esta herencia pirenaica.

Por su parte, la población de Claverol se erige sobre un promontorio donde un antiguo castillo ha dejado como testimonio una magnífica torre cilíndrica. El casco viejo conserva el aire medieval de la villa amurallada que fue. 

Contacto