{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Cubells

Pasado medieval y etnológico

Compartir

A los pies de las sierras de Carbonera y Boada, Cubells se presenta como un mirador sobre la llanura del Urgell, la cuenca del río Sió y la incipiente montaña de la Noguera, que apunta los primeros contrafuertes del Pirineo.

La colina sobre la que se establece la población fue asentamiento íbero y albergó un castillo medieval del que se conservan muros, arcos y la iglesia de Santa María. El templo corona el punto más alto de la villa antigua.

Por su parte, la iglesia parroquial de Sant Pere, de entre los siglos XIII y XIV, albergó en su día un magnífico retablo de piedra que honra a Santa Úrsula, hoy ubicado en el Museo Nacional d'Art de Catalunya de Barcelona.

En las afueras de la población el viajero se topa con sendas reliquias del pasado etnológico. El Forn de Guix sorprende al viajero por su simplicidad y belleza arquitectónica. Se trata de una antigua construcción circular de piedra que se usaba como horno para la fabricación de yeso. Completan el itinerario la Teuleria, donde se hacían tejas, el Pou de Glaç, que se usaba en la fabricación de hielo,  y el Molí d'oli.