En la parte suroccidental de Asturias se esconde Degaña. Robles, acebos y hayas dan viveza a un paisaje espectacular en el que el desnivel, presente en todos sus valles, está a la orden del día. Sus pedanías son Tablado y, sobre todo, Cerredo, lugar minero por excelencia en el que sobresale la iglesia de Santa María declarada bien de interés cultural. Ambas conforman un territorio que aún cuenta con especies en peligro de extinción como el imponente oso cantábrico. Asimismo, alberga el Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Ibias y Degaña, antes Reserva de Muniellos, una de las maravillas más importantes de todo el Principado. Las truchas reinan en los afluentes del Ibias, un río cercano que contribuye aún más a que la visita a Degaña sea poco menos que obligada. Así pues, cuando estamos en esta localidad asturiana no pasamos por alto su gastronomía, variada y abundante, la guinda de un pastel en el que la naturaleza es una constante, un culto al verde.

Contacto

Localización