{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Dueñas

Botijos, vino y chocolate

Compartir

Lo que más llama la atención al entrar en Dueñas es el monumento de un botijo. Sus habitantes son denominados botijeros, ya que se dice que asaltaron el castillo contra los moros a botijazos. Hay otro gran botijo sobre un pedestal tras la iglesia.

Dueñas se encuentra al sur de la provincia, cerca de Valladolid, en la ciudad (ostenta este título) confluyen los ríos Carrión y Pisuerga y está declarada Conjunto Histórico-Artístico y Bien de Interés Cultural desde 2011.

Dueñas vivió una época dorada alrededor del siglo XV con el paso de importantes personajes, empezando por los Reyes Católicos, que tenían como residencia temporal el palacio de los Buendía. En Dueñas nació su primera hija, Isabel de Aragón. En su patrimonio cuenta con la iglesia de Santa María de la Asunción, del siglo XIII, que luce una imagen de San Isidro Labrador del gran artista imaginero Gregorio Fernández y conserva el Ecce Homo de Diego de Siloé en su museo; el convento de San Agustín, el hospital de Santiago, la antigua sinagoga, hoy ermita del Cristo, la ermita de Nuestra Señora de los Remedios, más conocida como Ojo de la Virgen, el palacio de los Condes de Buendía (por donde pasaron reyes y nobles), la casa de Napoleón, la de las Tercias, el trazado medieval, las mansiones señoriales con escudos de armas y el Pósito completan su lista monumental.

Además, el encanto de esta villa también reside en sus cuevas y bodegas subterráneas, algunas de ellas merecen una visita como la de Remigio Salas, creada en 1738. Conserva una prensa de enormes dimensiones y en ella se elaboran y venden vinos incluidos en la DO Cigales.

Contacto

Localización