{{title}}
{{buttonText}}
alt
Vive la Gala de los Soles 2024
Ver Gala
1 /

El Bohodón

Patos y ocas vecinos de los pinares

Compartir

Localidad de unos 130 habitantes a 36,6 km de Ávila y 17 de Arévalo, entre los cursos del río Arevalillo y el Adaja.

Su nombre significa laguna, lavajo, y efectivamente existe uno con patos y ocas en las afueras del pueblo, junto a un parquecito con mesas y columpios. El agua dulce le da sentido porque se ubica más o menos a mitad de distancia entre los ríos Arevalillo (cauce transitorio) y Adaja, y linda con un gran masa de pinares resineros que llega prácticamente hasta las primeras casas de Arévalo, al norte. Esta vecindad con bosques y vegetación de ribera es un lujo en una comarca tan deforestada como La Moraña, tanto por el senderismo o el ciclismo a la sombra como para el avistamiento de aves no solo esteparias.

El pueblo conserva algunas casonas de arquitectura tradicional campesina, con tapial encintado por hileras de ladrillo visto, alguna de adobe, y un potro de herrar caballerías (en tiempos cada localidad tenía el suyo, hoy solo sobreviven un puñado en toda la comarca).

La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción despliega hechuras barrocas (sobre todo en la portada rematada en un frontis curvo) por su reconstrucción completa en el siglo XVIII, a diferencia de otras muchas en los alrededores donde sobreviven los elementos mudéjares propios del estilo local. Muestra una enorme cabecera cuadrangular, desmesurada en relación al tamaño de la nave, y una espadaña bastante airosa.

Contacto

Localización