{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Esterri de Cardós

Pirineo auténtico

Compartir

El corazón del Pirineo esconde rincones como el de Esterri de Cardós, una población fuera de las grandes rutas turísticas que, sin embargo, retiene lo mejor de estos valles ancestrales. Aquí conviven el cultivo diario de la tierra y el cuidado del ganado con la nueva comunidad de veraneantes y el turismo. La incursión en sus parajes asegura remansos de paz, cultura, gastronomía y patrimonio arquitectónico de visita obligada.

La población se eleva en el centro del valle de Cardós en torno a la iglesia de Sant Pere y Sant Pau. El templo presenta la sublime sencillez de la decoración lombarda y acoge al viajero con su modesto porche.

Merece la pena el paseo hasta los pueblos de Arrós de Cardós y Ginestarre, ambos enclaves engalanados con iglesia románica.