{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Fondarella

Tranquilidad en la Plana de Urgel

Compartir

Es esta una tierra de paso. Fondarella debe su nombre a la vocación acogedora de su gente. La inmensidad del llano del Pla d'Urgell y su interminable tapiz cultivado de alfalfa y cereales queda interrumpido con pequeñas poblaciones como Fondarella, que a su vez proponen una pausa en la ajetreada vida de la vecina Mollerussa.

El amplio casco urbano se extiende en torno a la iglesia parroquial de Santa María. El templo, de origen románico, presenta un singular campanario. En las inmediaciones del pueblo, la capilla de Sant Sebastià se ha convertido en sede cultural. En el paseo al abrigo de las calles resaltan construcciones civiles antiguas como Cal Ros, Cal Renyer o Cal Combelles, todas ellas casonas que albergan dinastías ilustres locales.

El pueblo se viste de fiesta el 20 de enero por Sant Sebastià, ocasión ideal para degustar platos ancestrales como la Cassola de tros o las dulces Orelletes.