{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Fuenterroble de Salvatierra

Un descanso en la Vía de la Plata

Compartir

Situado en plena Vía de la Plata, a apenas 6 kilómetros de Guijuelo, está el municipio de Fuenterroble de Salvatierra, muy conocido sobre todo entre los que siguen esta antigua calzada romana para llegar hasta Santiago por su acogedor albergue de peregrinos en el que no solo se puede recibir la calidez de los que allí trabajan de manera permanente o temporal, sino que también se puede aprovechar para visitar la colección de carros del padre Blas, párroco de este y otros municipios, muy conocido por sus peregrinaciones con sus carros y sus burros. El pueblo además cuenta con varios negocios para atender las necesidades de vecinos y caminantes.

De hecho, en este mismo municipio, entre el albergue y la iglesia, se puede visitar el Centro de Interpretación de la Vía de la Plata, un antiguo local restaurado conservando la arquitectura tradicional de la zona que hoy en día hace las veces de centro multifuncional con exposiciones temporales. Un poco más adelante, junto a una de las paredes de la iglesia, se encuentra el parque temático Vía de la Plata, en el que se puede observar una reconstrucción de un tramo de calzada romana que permite ver las diferentes capas que tenían estas vías. En este espacio también se puede ver, en muy buen estado de conservación, un miliario: un bloque de piedra que servía para marcar la milla romana que equivale, aproximadamente, a 1.480 metros. De hecho, en los alrededores del municipio, se pueden observar más miliarios, también en buen estado.

La iglesia de Santa María la Blanca, dedicada al patrón San Miguel Arcángel, es una construcción románica pero con fuertes influencias góticas que se levantó en el siglo XV. De ella cabe destacar especialmente su retablo, obra de José Benito de Churriguera, aunque también resultan curiosas las grandes tallas de madera de los apóstoles que suelen lucir en la iglesia y que son obra de un vecino de Beleña. De hecho, cada año se hace una peregrinación conocida como Vía Lucis, en la que se lleva estas imágenes sobre carros y tractores entre los dos pueblos. En cuanto al exterior, merece una atención especial su alta y sólida torre, ya restaurada, y su Puerta del Perdón, un elemento que había sido sustituido para su restauración durante algunos años de finales del siglo XX y principios del XXI, pero que ya vuelve a lucir en la iglesia. Se trata de un elemento que tienen las iglesias del Camino de Santiago, destinada a aquellos peregrinos que, por problemas de salud, no pudieran llegar a Santiago. Si cruzan esta puerta quedan libres de la promesa de su peregrinaje. De hecho, en la parte superior de esta puerta, se puede ver la imagen de Santiago.

El otro edificio religioso que cabe destacar en Fuenterroble es la ermita en honor al Santo Cristo del Socorro. Se trata de una pequeña construcción situada en el centro del pueblo y que data de principios del siglo XVIII. De esta ermita lo más curioso es la fiesta que se celebra en ella cada Lunes de Pascua y que se conoce popularmente como la "fiesta de los huevos de Cristo", puesto que los vecinos donan varias docenas de huevos —llegando a juntar en ocasiones más de 300 docenas— que, junto a otros productos y después de ser bendecidos y de ponerles un precio, se vuelven a vender para recaudar dinero. Esta tradición rememora una ofrenda de una vecina que, en tiempos de escasez, pidió al Cristo que sanara a su hijo y, tras lograr que éste se recuperara de la enfermedad, le entregó lo más valioso que tenía: huevos de sus gallinas.

Una vuelta por el casco urbano permitirá descubrir las cuatro fuentes de estilo romano que en él se encuentran, además del antiguo pilón que servía para que bebieran los animales y las pozas en las que antaño se lavaba la ropa. También se puede ver un pequeño puente, conocido como Puente de los dos ojos o Puente romano.

Los amantes de la BTT también tienen parada obligatoria en Fuenterroble de Salvatierra, pues de ahí parten varias de las rutas del circuito de BTT Entresierras, además de otras que permitirán disfrutar del entorno. Un entorno que también invita a ser visitado a pie, por rutas como las que llevan al espacio natural protegido de la sierra de Tonda.

Contacto