Galinduste

Una posición privilegiada para vigilar y disfrutar del entorno

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

46 kilómetros al Sur de Salamanca, en la comarca de la Tierra de Alba, Galinduste se presenta sobre una pequeña elevación, en cuyo alto se encuentra una antigua fortaleza, puesto que la localidad, perteneciente al antiguo Reino de León, estaba en el límite con Castilla. De dicha fortaleza, declarada Bien de Interés Cultural, actualmente solo se conserva una torre de dos plantas que en lo alto luce un reloj, por lo que es conocida como la Torre del Reloj. También se conserva parte de un muro que, al parecer, delimitaba varias estancias junto a dicha torre.

A su alrededor se va desarrollando el municipio de Galinduste, que cuenta con la iglesia de Nuestra Señora de la Zarza, un edificio del siglo XVI rodeado por un patio cerrado que, en otra época, habría servido de lugar de enterramiento, al igual que el propio suelo del templo, donde se pueden observar algunas lanchas de lápidas. De su interior también cabe destacar el artesonado de madera de estilo mudéjar y el altar mayor, donde luce un retablo barroco del siglo XVI dedicado a la Anunciación y que fue parte de una de las ediciones de la exposición de arte sacro Las Edades del Hombre. Además, en la iglesia también se puede observar una reliquia de Santa Ana, patrona del municipio, a la que algunos fieles le atribuyen la capacidad de ahuyentar tormentas que puedan poner en peligro al pueblo y sus cultivos. De esta construcción también cabe señalar el pórtico con columnas de granito y la espadaña, realizada en el siglo XVIII. Otro elemento que cabe destacar en Galinduste es su campanario, situado a cierta distancia de la iglesia, lo que refuerza la idea de que, en un principio, podría haber formado parte de una antigua fortificación, aunque actualmente sirve para albergar las campanas.

Otro lugar que merece una visita en la localidad son los lavaderos, un edificio techado que cuenta con tres pilas de agua que sale de un pozo natural y que antiguamente servían para poner la ropa sucia en remojo, enjabonarla y aclararla. Estas instalaciones han sido reformadas recientemente, devolviéndole todo su esplendor. Muy cerca de allí, tras pasar un parque, se encuentra una antigua fábrica de harinas totalmente restaurada.

Galinduste, pueblo donde al parecer vivió una hermana de Santa Teresa llamada Beatriz y con la que habría intercambiado algunas de sus conocidas cartas e incluso puede que la visitara, cuenta con una ruta que permite al visitante conocer todos estos lugares principales del pueblo y también la Atalaya, un paraje situado a unos dos kilómetros del núcleo que, con una altitud de 1.046 metros sobre el nivel del mar, ofrece una vista privilegiada no solo del pueblo sino de todos los alrededores, pudiéndose observar gran parte de las comarcas de Alba de Tormes, Peñaranda, Guijuelo y Béjar, además del pantano de Santa Teresa e, incluso, en días muy despejados, intuir Salamanca. En lo alto de la Atalaya hay un pilar sobre el cual se halla un vértice geodésico que forma una red de triángulos con otros vértices permitiendo hacer cálculos topográficos de gran exactitud.

Contacto

Localización