{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Galve de Sorbe

A la sombra del castillo

Compartir

Ubicado en la sierra de Pela, parte norte de la provincia, esta localidad, de poco más de cien habitantes, tiene su origen en la repoblación que hubo tras la Reconquista. Galve de Sorbe es un pueblo atractivo que se encuentra en la llamada ruta de la arquitectura negra, tan característica de esta zona.

El castillo es su construcción referente. En lo alto de un monte, el castillo de los Zúñigas (es el nombre de este Bien de Interés Cultural) data del siglo XIV y sobresale por su gran torre del homenaje. Dispone de muralla con torres en las esquinas y solo se puede visitar su exterior.

Ya en el pueblo, la Plaza Mayor es el centro de la vida de este pueblo serrano. Allí se puede ver la picota, del siglo XVI y declarada Bien de Interés Cultural. En ese espacio se encuentra también el ayuntamiento, con los soportales clásicos castellanos. Otras visitas recomendables para disfrutar de edificios religiosos del lugar son la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción (del siglo XVI) y las ermitas de San Antón, la de la Virgen de la Soledad y la de Nuestra Señora del Pinar.

Si se quiere combinar con turismo de naturaleza, Galve cuenta con parajes naturales en sus cercanías muy atractivos: vistas panorámicas desde el campanario, bosques de pinos, nacimiento del río Sorbe y cascadas en la zona conocida como el Osar.

Contacto