{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Gormaz

Fortaleza árabe y destierro del Cid

Compartir

Un puente de diez ojos de origen romano, por el que podríamos imaginar al Cid a caballo sobre el río Duero, antecede la llegada a Gormaz. Lo primero que se ve en la distancia es su imponente fortaleza califal, considerada una de las más grandes de origen musulmán que se conservan en Europa. Este Monumento Nacional consta de más de 1.200 metros cuadrados amurallados y flanqueados por torreones, un aljibe gigantesco, una alcazaba y una alberca. Fue construido en el año 965 por los árabes y reconquistado posteriormente por el rey Fernando I de León. La fortaleza fue objeto de trifulcas y batallas entre unos y otros durante los siglos posteriores.

La inmersión medieval continúa en la ermita de San Miguel, también de la época del Cid, que custodia importantes pinturas murales románicas, con una recreación de dos ejércitos en batalla. Completan su patrimonio monumental la iglesia de San Juan Bautista, del siglo XVII, cuyas fiestas se celebran a mediados de agosto, y las ruinas de la ermita de Santiago, convertidas hoy en cementerio.

Contacto