{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Herrín de Campos

Un cristo del siglo XIII entre campos de cereales

Compartir

El horizonte cerealístico de Herrín de Campos presenta la típica estampa castellana, solo salpicada por algunos árboles en el entorno del río Sequillo, por sus pintorescos palomares, por bodegas excavadas en tierra y por un manantial de aguas cristalinas conocido como Fuente Arenales. El paseo por este tranquilo entorno vallisoletano nos lleva a calles circundadas por casas de adobe y tapial que resisten a la omnipresencia del ladrillo y en cuyo epicentro se encuentra la Iglesia del Salvador, del siglo XVII. En el interior descubriremos nada menos que siete retablos, uno de ellos, de grandes dimensiones y valor artístico, perteneciente al siglo XVIII. En una de las capillas interiores se conserva otra joya escultórica, un Cristo del siglo XIII. Para visitar el templo es necesario contactar previamente con el Ayuntamiento.

Localización