{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Josa i Tuixén

Tierra de encantamientos

Compartir

Se llega por fin al valle del río de la Vansa después de muchas curvas. Ya sea desde la Seu d'Urgell o desde Gòsol, el viaje a Josa i Tuixén tiene ese halo de viaje iniciático al corazón recóndito del Pirineo.

Enclavado en la vertiente norte de la sierra del Cadí, la población de Tuixén se asienta sobre una colina que domina un basto paisaje de grandes montañas y nieves invernales. El casco antiguo de calles y las casas de piedra conservan el encanto de las poblaciones de alta montaña.

En lo más alto del casco viejo, la iglesia parroquial de Sant Esteve mantiene algunos elementos originales románicos. La población y su valle de influencia respira misterio por los cuatro costados, herencia de las llamadas Trementinàires, las mujeres que antiguamente elaboraban ungüentos y pócimas a partir de las plantas medicinales que aún crecen en el entorno. El Museu de les Trementinàires situado en el centro de la población cuenta toda la magia de esas mujeres que exportaron por Catalunya las antiguas recetas del Pirineo. Sin duda el mejor momento para conocer Tuixén es la Fiesta de les Trementinàires, a finales de mayo, cuando la población les rinde homenaje en un fin de semana de bailes, fogatas y mercados artesanales.

Merece también la visita al coqueto núcleo urbano de Josa del Cadí.

Contacto