{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Lagunilla

Vestigios arqueológicos en un antiguo marquesado

Compartir

Cuenta la leyenda que este pueblo, ubicado en la Comarca de la Sierra de Béjar, en el límite con la de Gata, tomó el nombre de una laguna ya desecada que existió en lo que actualmente es la parte baja de la localidad. Hay diferentes restos arqueológicos catalogados en el municipio: los de una ermita a las fueras y una necrópolis en el entorno de la iglesia parroquial, siendo el más importante la Fuente del Guijo, que se localizaba originariamente en el casco urbano, en las proximidades de la iglesia parroquial, pero fue trasladada recientemente a la zona conocida como Vallejo de la Mata, en el área recreativa de Los Mártires a unos 300 metros al suroeste del pueblo. La fuente, de dos metros de altura, está realizada con sillares de granito, y se cree que es de origen medival, con remodelaciones posteriores. En una de sus caras aparece, algo dañado, como el conjunto total, un escudo donde se distingue la figura de un animal rampante.

También se han encontrado restos de tumbas de piedras en fincas del municipio. Lagunilla perteneció al Marquesado de Montemayor y a la Orden de Coria antes de pasar a ser parte de la provincia de Salamanca. Además del área recreativa en plena naturaleza mencionada, hay en Lagunilla numerosos senderos para pasear por su atractiva naturaleza serrana, que da cabida a numerosas buitreras.

El antiguo palacio episcopal, hoy en manos particulares, fue residencia de los obispos de la diócesis de Coria, a la cual pertenecía la localidad. La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción data del siglo XVI y es porticada en uno de sus lados.