{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Langa

Rumor de agua y de historia

Compartir

Municipio de unos 500 habitantes con acceso por un desvío en la carretera de Villanueva del Aceral a Fontiveros. Distancia a Ávila: 75,6 km.

Aunque abundan restos prerromanos y romanos en la comarca de La Moraña, el origen de algunos pueblos sigue estando marcado por un signo de interrogación. Si el Langa que menciona una pizarra visigoda es el Langa actual, entonces se trata de una de las fundaciones decanas de la Tierra de Arévalo.

Como en Fuentes de Año o Madrigal, su origen quizás tuvo que ver con la abundancia de agua. Incluso hoy, con menos lluvias y un manto freático exhausto, manan varias fuentes. La más bonita, sin duda, es la Vieja (base de granito, marco de ladrillo y escalones para sentarse).

Langa es un pueblo amplio, cuidado, tiene elementos característicos como el jardín urbano cerca de la iglesia, arbolado y decorado con varias esculturas (una moderna, dedicada al deporte) y maquinaria antigua.

Muchas iglesias de La Moraña se parecen a lo lejos pero son muy diferentes de cerca. Comparten historia, contexto, recursos. Pero cada una los interpreta a su manera. Singularidades de Nuestra Señora de la Asunción: una torre bastante chata y tres pequeñas capillas adosadas. A la que sobresale a la derecha de la entrada le han estampado dos ventanas góticas que no terminan de encajar. El interior tiene la suerte de conservar un precioso artesonado mudéjar ochavado (muchos otros fueron infravalorados y desmontados en las reformas barrocas). Cumple el objetivo de que los feligreses y visitantes miren más al cielo.

En el perímetro del templo, varios cruceros de granito, muy típicos en la comarca. Pero uno es único: se partió, lo repararon, el empalme cedió y la cruz está hoy torcida.

Langa conserva algunas viejas casonas de arquitectura tradicional. La más interesante está en la calle del Sol (por eso, tal vez, una reforma reciente le ha plantado un reloj solar en la fachada): de una sola altura, relativamente baja (puede que su suelo esté por debajo del nivel de la calle, algo frecuente en la zona), una gran puerta enmarcada por un arco de ladrillo y cuatro ventanas dispares con rejerías todas diferentes. La más llamativa tiene además un celosía como la cancela de un convento. Frente a esa casona, otra más moderna con toques modernistas como el rostro femenino de cerámica que corona su puerta.

Tres despoblados en los alrededores (un estudio de la Diputación registra unos 150 en esta zona). El más visible es el de Narros del Monte, dicen que aún habitado a comienzos del siglo XX. En el entorno se dejan ver pinares a la distancia necesaria para un buen paseo y algún lavajo como el Bajo del Obispo, en dirección a Villanueva. Aunque Langa no se incluye en la zona ZEPA cercana, en su término pueden observarse buena parte de las aves esteparias y rapaces que hacen de La Moraña un completo aviario.

Contacto