{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Lomoviejo

De los Santos Inocentes al 'Cristo del Pedrisco'

Compartir

La situación estratégica de Lomoviejo –a 15 kilómetros de Medina del Campo y a solo tres de Ávila– permite un amplio radio de acción turística en torno a esta tranquila localidad vallisoletana. Además de por sus campos cerealísticos, llanuras y pastos naturales para su ganado ovino, Lomoviejo destaca también por las pequeñas lagunas que en temporada de lluvias acumulan agua en forma de 'lavajos' o charcas que atraen a aves como las palomas torcaces.

Entre los monumentos arquitectónicos de la localidad encontraremos la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, del siglo XVI, que custodia dos tallas de imaginería religiosa: el 'Cristo de los Pelos' y el Cristo de San Benito o 'del Pedrisco', porque según cuentan los mayores del lugar cada vez que salía en procesión había tormenta y granizo asegurados. Para entrar en el templo es necesario contactar previamente con el Ayuntamiento. El plato típico de Lomoviejo son los torreznos y las fiestas autóctonas más peculiares se celebran por los Santos Inocentes, con los mozos pidiendo aguinaldo para pagar las fiestas.